Villa Diamante, de Boris Izaguirre

La elección de Boris Izaguirre como autor cuyo apellido comienza por la letra I fue algo totalmente casual. La verdad es que nunca me había llamado la atención leer una novela suya. No por nada, pero hay tantos autores que no se puede atender a todos.

Sin embargo, cuando bajé a la biblioteca en busca de un libro que llevarme al cuerpo me encontré con su obra y me entró la curiosidad. Siempre he tenido a Boris Izaguirre por un hombre muy inteligente a pesar de la frivolidad que proyecta. Siempre he pensado que lo que vemos en la televisión no es más que un personaje creado para la farándula porque, realmente, cuando le he oído hablar en entrevistas sobre temas serios me ha parecido bastante cabal.

Por todo ello, decidí que Villa Diamante, con la que Izaguirre el que fue finalista del Premio Planeta en 2007, podía ser una buena oportunidad de acercarme a su faceta literaria. No me arrepiento de haberlo hecho, me ha gustado bastante.

 

Sinopsis: Dos hermanas, Irene y Ana Elisa, se asoman a un destino cruel que llevará sus vidas por sendas paralelas en medio de un país asolado por diferentes dictaduras, pero próspero e ingenuo. Al comienzo de los años cuarenta, Ana Elisa sueña con perdurar en el tiempo a través de una casa que la haga eterna. Deberá convencer a un arquitecto del otro lado del océano para convertirla en símbolo de un amor empeñado en subsistir a pesar de la vileza y del miedo. Entre todos los grandiosos y humanos personajes de esta crónica dramática, se erige Villa Diamante, el monumento misterioso e impenetrable; el símbolo de una vida. 

Villa Diamante es una historia bastante rocambolesca que mezcla la típica historia de amor romántico en la que el Príncipe viene a salvar a la princesa con pasajes realmente duros y crueles. Es una novela que, sin ser trepidante con escenas de gran suspense, engancha bastante por todas las cosas, en su gran mayoría malas, que les ocurren a los protagonistas.

Su narración es para ir bordeándola a poquitos. No es un libro para leer en una semana. Hay que darle un poco de tiempo y reposar los diferentes capítulos antes de abordar los siguientes.

Los personajes son de lo más variopintos. Desde las protagonistas, las dos hermanas que no pueden ser más diferentes, hasta la mujer que las adopta que se tiene a sí misma por una persona poderosa cuando su vida, en realidad, es una gran mentira. Algunos de estos personajes tiene un toque de realismo mágico que, si bien son aspectos a mí no me gustan demasiado, tengo que reconocer que no desentonan en la trama.

Villa Diamante es la historia de una mujer, Ana Elisa, que pasó de tenerlo todo de niña a no tener nada de adolescente y volver a disfrutar de comodidades en su vida adulta. Todo sin cambiar su actitud ante la vida ni un solo segundo. Ni en las tragedias ni en las alegrías.

Definitivamente Boris Izaguirre me ha conquistado con su narrativa. Villa Diamante no será la última de sus novelas que lea. Si también ha logrado despertar vuestra curiosidad os dejo el enlace de algunos de sus libros para que podáis disfrutar de sus historias.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*