Reina Roja, Juan Gómez-Jurado

¡Por fin encontré tiempo para leer Reina Roja! Como muchos ya sabréis soy fan número uno de Juan Gómez-Jurado. Desde que tuve la oportunidad de conocerle en la presentación en Bilbao de su novela Cicatriz le sigo en redes sociales de forma casi enfermiza. Sin embargo, por las cosas que tiene la vida, tan solo había leído de él Contrato con Dios.

Contrato con Dios, Juan Gómez-Jurado

Siempre he tenido como deuda pendiente con este autor el hecho de no leerle más, pero es que son tantos libros y tan poco tiempo que no me da la vida. Además, como ya os he comentado en alguna ocasión, el hecho de marcarme retos anuales hace que muchas novelas a las que tengo ganas se queden un poco de lado en pos de otras que me son desconocidas. Por eso, para ponerme al día en mi lista de lecturas pendientes este año solo voy a leer lo que realmente me apetezca y, como no, el primer libro de esa lista no podía ser otro que Reina Roja.

Además, como muchos de vosotros recordaréis por lareseña que hizo Ramón de la novela, el libro lleva en casa desde hace bastante tiempo, con lo que la tentación era bastante grande.

Reina Roja

Como debo ser la última persona que quedaba en el planeta por leer este libro, ya tenía muchas referencias acerca de su protagonista, Antonia Scott, y también unas altas expectativas creadas a partir de las buenas críticas que había leído por ahí. La verdad es que encaré la novela con muchas ganas y también con mucho miedo a la decepción. Pero nada más lejos de la realidad.

Reina Roja es una historia que se lee en dos tardes porque atrapa hasta tal punto de no poder soltarla. Sin embargo, sí que tengo que decir que más que la trama en sí, lo genial de este libro es, como todo el mundo ha apuntado ya, la personalidad de Antonia Scott.

La protagonista de esta novela es una de esas mentes brillantes y perturbadas que te dan ganas de estrangular y comerte a beses a partes iguales. No sé que tienen estos perfiles que a mí me enamoran, pero lo cierto es que Gómez-Jurado ha conseguido que esta mujer se meta hasta el fondo de mi corazón. Por eso, he empatizado muchísimo con el otro personaje principal de esta historia; el inspector Jon Gutiérrez. Un hombre que tendrá que lidiar con sus propios problemas y con los de su compañera.

No me malinterpretéis. Al afirmar que la creación del personaje de Antonia Scott es, a mi gusto, lo más brillante de este libro no quiero decir que la trama no sea interesante. Es solo que, a mi entender, lo que atrapa de la novela es el atractivo de su protagonista y el hecho de que el lector pueda identificar sus sentimientos hacia ella en los del inspector Gutiérrez.

Antes de leer Reina Roja ya tenía claro que la obra de Juan Gómez-Jurado acabaría pasando por mis manos. Pero después de la enganchada insana que me pegué con esta novela estoy deseando que acabe la cuarentena para salir corriendo a una librería a comprar Loba Negra. Sé que podría leerlo en un e-book, incluso que el propio autor ha rebajado los precios para hacer más ameno el encierro al que nos ha obligado el maldito Coronavirus. Pero creo que Loba Negra bien merece ser leído en papel y que la generosidad de su autor también merece que, aquellos que con esta situación estamos trabajando más que nunca, paguemos el precio completo del libro.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*