Origen de la frase ponerse mirando a Cuenca

Posiblemente la frase ponerse mirando a Cuenca sea una de las expresiones más populares en nuestros tiempos, sobre todo, por los memes que circulan por la red con esa habitación llena de fotos de Cuenca. Pero, ¿Cuál es el origen de la frase ponerse mirando a Cuenca?

Recientemente ha circulado por Internet una versión que pone a Felipe el Hermoso como protagonista. Como todos sabemos el Monarca tenía fama de mujeriego y su esposa, Juana la Loca, de celosa empedernida. Difícil lo tenía el Rey para poder retozar con las Damas de la Corte sin que la Reina montara en Cólera. Así que ideó un plan. Mandó construir un observatorio con los más innovadores instrumentos de navegación con los que era capaz de orientar cada una de las ciudades de Castilla.

La elección de Cuenca para estas actividades se debió al alto número de conquenses que rondaban a los Reyes. No es de extrañar que las Damas quisieran saber donde quedaba su ciudad natal y Felipe el Hermoso se lo mostraba con sumo gusto. Así, cada vez que el Monarca subía al observatorio con alguna mujer, los guardias siempre hacían la misma broma sube a ponerla mirando a Cuenca. Una gracia que, poco a poco, se fue extendiendo entre los burdeles de la Corte y que ha llegado hasta nuestros días.

Pero hay más versiones sobre el origen de la frase ponerse mirando a Cuenca. Quizá la más conocida sea la que hace referencia a la postura que los musulmanes adoptan al orar mirando hacía la Meca y que recuerda a la de la mujer en la postura sexual de el perrito. Se dice que, con ánimo de desprestigiar a los seguidores de Alá, que la expresión original sería ponerse mirando a la Meca, una forma de hablar que traería no pocos problemas a los que osaban pronunciarla entre musulmanes. Sin embargo, los Cristianos encontraron la forma de seguir insultándolos sin que ellos se dieran cuenta. Y es que, si se traza una línea recta desde Madrid hasta La Meca esta pasa por Cuenca. Por lo que los musulmanes que oraban en la capital del Reino orientaban sus rezos, dirigidos a La Meca, hacía la ciudad de Cuenca.

Cual de las dos versiones es la verdadera… Es difícil de decir. A mí me gusta más la primera que es menos ofensiva y muy caballeresca. En cualquier caso, esta forma de hablar sirve de perfecta excusa para acercarse hasta una de las ciudades más sorprendentes de nuestro país. Nosotros la hemos visitado recientemente y nos ha encantado. Por eso, te recomendamos que, si puedes escaparte un par de días o tres, no dejes de realizar una visita guiada para que te expliquen todos sus secretos.

5 Comments

  1. Hola.
    Nosotros en @mirandoacuenca.es como buenos conquenses queremos expandir esta expresión tan nuestra.
    Os invitamos a visitarnos y disfrutar de una ciudad tan maravillosa como es Cuenca.
    Naturaleza, gastronomía, historia, paz, arte, etc….
    Y si no tenéis aún decidido donde dormir… llamadnos, os ofrecemos una casa en el corazón del casco antiguo para “mirar a cuenca”.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*