Número Cero, Umberto Eco

Esta semana estoy muy periodística, la verdad. Si ayer os hablé del aniversario de la fundación de The New York Times, hoy toca escribir la reseña de una novela que también va sobre un periódico, aunque este jamás llegó a ver la luz. Se trata de Número Cero de Umberto Eco.

Ocurrió el 18 de Septiembre…

Conocí a Umberto Eco hace muchos años cuando vi la película El nombre de la Rosa. Con el tiempo, descubrí que es una novela que está en casa de mi madre, aunque nunca me ha dado por leerla. Es curioso, me gusta ver películas sobre libros que he leído pero no me gusta leer la historia cuando ya he visto el film. Por ese motivo, cuando decidí que el autor italiano sería mi lectura de escritor cuyo apellido empezara por la letra E, me decanté por Número Cero.

 

Sinopsis: Colonna recibe una extraña propuesta de un tal Simei: va a convertirse en redactor jefe de Domani, un diario que se adelantará a los acontecimientos a base de suposiciones y mucha imaginación, sin reparar casi en el límite que separa la verdad de la mentira, y chantajeando de paso a las altas esferas del poder. El hombre, que hasta la fecha ha malvivido como documentalista y en palabras de su ex mujer es un perdedor compulsivo, acepta el reto a cambio de una cantidad considerable de dinero, y arranca la aventura. Reunidos en un despacho confortable, Colonna y otros seis colegas preparan el Número Cero, la edición anticipada del nuevo periódico, indagando en archivos que esconden los secretos ocultos de la CIA, del Vaticano y de la vida de Mussolini. Todo parece ir sobre ruedas hasta que un cadáver tendido en una callejuela de Milán y un amor discreto cambian el destino de nuestro héroe y el modo en que sus lectores vamos a mirar la realidad, o lo que queda de ella.

Delante de la sinopsis de la novela todavía no tengo claro si me ha gustado o no. Resulta entretenida y se lee muy rápido, pero me ha dejado un poco indiferente. Esperaba más de alguien capaz de inventar una trama como la de El nombre de la Rosa.

La historia de Número Cero es sencilla, un hombre quiere demostrar el gran poder que tiene la prensa para chantajear a los poderosos si no le dejan entrar en su círculo. Para ello, no tiene reparos en dejar patente que un periódico es capaz de crear noticias que no hace falta que sean verdaderas ni explícitas, porque con rumores e imprecisiones se puede sembrar la duda.

Una reflexión de la que todos somos conscientes y que hace que nos preguntemos si realmente el periodismo puede ser independiente y objetivo. Nadie muerde la mano que le da de comer y todos nuestros actos responden a algún tipo de interés. ¿Realmente seríamos capaces de dejar todo eso de lado por defender LA VERDAD? Honestamente, mi respuesta es que no. Podríamos sacrificarnos de forma consciente por alcanzar un bien mayor, pero ¿que hay nuestro subconsciente? de ese no es fácil desprenderse y por puro instinto de supervivencia a menudo tiende a dibujarnos la realidad conforme a nuestros intereses. Por supuesto esta es solo mi opinión y me encantaría que hubiera gente que piense lo contrario, me haría sentir mala persona, pero me devolvería la fe en el ser humano.

Volviendo a la novela. Como decía al principio, resulta una lectura entretenida, aunque no pasará a la historia por haber sido mi libro favorito. El periódico es el principal protagonista del relato, por lo que los personajes pasan bastante desapercibidos y no cuentan con una gran profundidad.

Algo, sin embargo, sí tiene de positivo y es que el delirio por una conspiración relativa a la muerte de Mussolini que se monta uno de los periodistas de este curioso periódico ha logrado que me pique la curiosidad y me ha hecho interesarme por el final de la vida del Duce. Que una novela me derive a un libro de historia siempre es un aspecto positivo, y en ese sentido le doy un punto a favor.

Otro aspecto que también me ha gustado es que está ambientada en Milán e Italia siempre es un lugar fantástico para desarrollar cualquier historia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*