Meter la gamba, ¿De dónde viene esta expresión?

Hay semanas en las que tengo serios problemas para buscar inspiración a la hora de escribir este post. Sin embargo, otras veces, las frases sin sentido aparente vienen a mí como moscas a la miel. Este es el caso de la expresión meter la gamba. Ayer comencé a leer la nueva novela de Francisco Panera, Siete cuerdas, en la que se habla de un instrumento que se llama viola de gamba. Al igual que en la frase hecha, ese gamba no tiene relación alguna con el sabroso crustáceo y sí con una de nuestras extremidades, concretamente; la pierna. Así que me puse a pensar… ¿Por qué meter la pierna es sinónimo de fallar en algo? Pues, lo creáis o no, hay dos historias diferentes que dan respuesta a esta pregunta.

La primera de ellas es la que afirma que la palabra gamba, en este contexto, viene del término latino camba con el que se designaba, en los siglos VXI y VXII a las patas de los caballos. En esta época muchos asaltantes de caminos utilizaban este animal para realizar sus fechorías. Para acabar con ellos se colocaban trampas en los bosques que atrapaban las patas de los caballos dejándolos inutilizados. Por lo tanto, los dueños de estos animales tenían que andar con mucho ojo para no meter la camba y quedarse sin caballo, con lo que eso acarreaba para su, más que cuestionable, profesión.

La otra versión hace referencia a la transformación lingüística sufrida por la expresión mentar a Pateta, que viene a ser lo mismo que nombrar al Diablo. Lo que sostienen estos expertos es que, con el paso de los años, la frase original acabó por convertirse en Meter la pata, y de ahí a la relación entre esa pata y la camba de los caballos llevó hasta meter la gamba.

No sé a vosotros, pero a mí esta segunda opción me parece demasiado rebuscada, así que, sin tener ninguna prueba que lo atestigüe, yo me quedo con la primera explicación porque me gusta más y me parece más verosímil. ¿Y a vosotros?

1 comentario en «Meter la gamba, ¿De dónde viene esta expresión?»

  1. Yo diría que es una mala evolución de la palabra «jamba», que proviene del francés «jambe», pierna, y en español se usa «jamba» para designar un pilar, un poste. Sería algo así como meter la pata, meter la jamba. No veo qué tiene eso que ver con un marisco.

    Responder

Deja un comentario