La Reina Urraca, de Ángeles Irisarri

Tengo que admitir que para todo lo que me gusta la historia hay muchas épocas que se me escapan, como por ejemplo esta que habla del reinado de la Reina Urraca. Casi todo lo que leo esta siempre relacionado con los Austria, es la parte de nuestro pasado que más me llama la atención, pero eso no significa que sienta curiosidad por otros personajes importantes.

Por eso, cuando en la biblioteca buscando un libro escrito por una autora cuyo apellido empezara por I, encontré La Reina Urraca, no me lo pensé dos veces y me hice con él.

 

Sinopsis: El retrato de Urraca, heredera de Alfonso VI, se va construyendo página a página en este espléndido libro, en el que se busca reivindicar la memoria y la honra de la soberana de Galicia, Asturias, León, Castilla y Toledo: los avatares de una agitada existencia que contempla batallas y pactos políticos; las conversaciones con las damas de su séquito; su boda, y las malas lenguas acerca de las razones de sus desavenencias conyugales y el posterior repudio que sufriera; su testamento y su muerte en el año 1126… Una trepidante y emotiva narración que, de la mano de una mujer singular, abre a los lectores el fascinante mundo de la Edad Media.

El libro cuenta la historia de la Reina Urraca de forma novelada. Es decir, inventando conversaciones que nadie puede recordar, pero basadas en documentos que quedaron escritos. Es la hija de la soberana la que narra la trama en un intento de limpiar el nombre de su madre, cuyo único error fue el de ser mujer en un mundo de hombres. Por supuesto no fue la primera, y gracias al cielo tampoco la última, sino una de tantas a las que quisieron difamar por entender que una mujer no está hecha para dirigir los designios de un reino.

Me gustan este tipo de libros porque consiguen picar mi curiosidad y hacer que acuda a otras fuentes a conocer qué pasó en realidad con estos personajes. No tengo tiempo para aprender todas las cosas que me gustaría, pero por lo menos me dan alguna pincelada y me permiten entender otros acontecimientos históricos que tuvieron lugar después.

La historia de la Reina Urraca está narrada con un lenguaje que pretende imitar al de la época y que, sin ser yo una conocedora de la lengua española hasta tal punto, me parece que crea un clima adecuado. Realmente como lectora me ha llevado hasta aquellos años y ha conseguido meterme en la historia. Como suele ocurrir en estos casos, al principio cuesta un poco hacerse a este tipo de lenguaje, pero poco a poco el cerebro se va acostumbrando y cada vez se hace más fácil su lectura.

No es una novela muy larga, apenas unas 260 páginas, por lo que resulta una buena aproximación a la historia de la Reina Urraca. Si sentís curiosidad por una época en los cristianos y los moros estaban a la gresca y lo que hoy son provincias estaban todavía divididas en reinos, esta puede ser una buena ocasión de iniciarse en el tema.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*