La joya de Medina, de Sherry Jones

La joya de Medina

La joya de Medina, de Sherry Jones, ha sido el último libro que leí en 2019. Lo elegí porque me pareció que trataba un tema muy interesante del que no tengo mucha idea, la vida personal del profeta Mahoma. Por supuesto soy consciente de que se trata de una novela y, por tanto, los datos y las historias que se cuentan no son exactos, pero me pareció una buena forma de acercarme a esa información. No puede estar más contenta de haberlo hecho, es un libro que me ha gustado mucho.

La joya de Medina

Como os comentaba, La joya de Medina habla de la vida personal del profeta Mahoma centrándose, sobre todo, en la vida de su esposa Aisha. Según cuenta la novela, y según he oído en más de una ocasión, Aisha fue la mujer favorita del profeta y también al que más problemas le dio. Su naturaleza le impedía cumplir con lo que el Islam considera una buena esposa y continuamente daba rienda suelta a su rebeldía contra un sistema que la relegaba a un segundo plano por haber nacido hembra y no varón.

Según se presenta en el libro, Mahoma era un marido bastante más permisivo que sus compatriotas y no solo toleraba el comportamiento de Aisha, sino que valoraba su inteligencia y su capacidad de análisis y crítica. Tanto es así que a lo largo de su vida siempre consultó con ella las decisiones que tomaba respecto a la incipiente religión musulmana.

A pesar de ello la historia de esta mujer resulta muy dura. Casada a los 6 años con un hombre adulto tuvo que permanecer encerrada en su casa los meses previos a la boda para que nadie pudiera dudar de su virginidad. Además, siendo apenas una adolescente se vio en la obligación de luchar contra el resto de las mujeres del Profeta para que no la dejaran de lado dentro del harén y no la trataran como a una esclava.

Con apenas 9 o 10 años tuvo que consumar su matrimonio. Una cuestión que por una parte la aterraba, ya que claramente no estaba preparada para mantener relaciones sexuales con nadie, y menos con un hombre de más de 50 años. Sin embargo, por otra parte, era consciente desde muy pequeña que era un trago por el que tenía que pasar si quería ser respetada por la Corte de Mahoma que solo veía en ella un estorbo de niña que no daba más que problemas.

Me ha gustado mucho esta novela por la fuerza que transmite Aisha al pelear una y otra vez contra todas las cadenas que le impedían volar. También me ha gustado ver como, a pesar de las primeras rencillas fruto del miedo y la desconfianza, todas las esposas de Mahoma terminan por unirse y apoyarse unas a otras para hacer su existencia en segunda fila lo más llevadera posible.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*