La cara norte del corazón, Dolores Redondo

Desde que supe que estaba ya en el horno La cara norte del corazón, de Dolores Redondo, me entraron muchas ganas de leerlo. La Trilogía del Baztan me gustó muchísimo y la leí de una sentada. Es cierto que el último libro se me hizo un poco pesado, pero puede ser porque leí las novelas una detrás de otra sin conceder ningún respiro entre ellas.

Trilogía del Baztan, Dolores Redondo

Con estos antecedentes, La cara norte del corazón era, para mí, un valor seguro. Mucho más, después de asistir a la presentación de la novela que Dolores Redondo realizó en Bilbao. Tengo que admitir que hasta no que escuché a la propia autora hablar de la historia, no sabía muy bien de qué iba la trama. La verdad es que, con solo saber que el libro narraba la etapa de formación de Amaia Salazar en el FBI me resultaba suficiente para tener claro que era una novela que quería leer.

Las palabras de la propia Redondo explicando la fase de documentación de la historia incrementaron esas ganas de hacerme con él. Hay que reconocer que esta mujer no solo tiene talento escribiendo, también es una gran oradora.

La cara norte del corazón

Como no podía ser de otra manera, La cara norte del corazón me ha encantado. Reconozco que me costó un poco entrar en la historia. Personalmente creo que la introducción a la trama resulta un poco extensa y eso hace que las primeras páginas no terminarán de engancharme del todo. La verdad es que sentí un poco de miedo durante esa fase de la lectura, incluso llegué a pensar que la novela no estaría a la altura. Sin embargo, una vez superado ese pequeño escollo la trama va cogiendo velocidad y ya no pude dejar de leer hasta el final.

La ambientación de la historia en una devastada Nueva Orleans me parece todo un acierto. El misterio que envuelve esa ciudad es un gran atractivo por sí mismo. Si encima le sumamos algún crimen, una enfermedad mental y un poco de superstición, el suspense está garantizado.

Por otra parte. También me ha gustado saber algo más sobre la vida de Amaia Salazar. Es un personaje al que cogí bastante cariño en los libros anteriores y me ha parecido emocionante indagar un poco más en su anómala existencia.

Sin duda, La cara norte del corazón es una buena lectura para estos días de confinamiento. Las horas pasan volando entre sus páginas.

Deja un comentario