Yo viví en un harén, Cristina López Schlichting

Con 25 años tuve la fortuna de trabajar, durante 10 meses, en un programa de televisión dedicado a los libros. Mi labor consistía en buscar textos que me parecieran interesantes, hojearlos y entrevistar a sus autores. Las lecturas las elegía yo, lo que me garantizaba muy buenos ratos. La parte un poco más negativa es que no siempre me daba tiempo a leer el libro completo antes de quedar con el escritor. Eso sí, el ejemplar que tan amablemente me enviaba la editorial me lo quedaba para poder disfrutarlo más tranquilamente.

Os cuento todo esto porque es así como llegó a mi poder Yo viví en un harén, de la periodista Cristina López Schlichting. Se trata de una recopilación de varios de los reportajes que publicó a lo largo de su carrera como reportera contados, no como se publicaron en prensa, sino tal y como ella los vivió.

Más de 10 años han pasado desde que tuve la oportunidad de entrevistar a la autora de este libro. La verdad es que resultó una charla de lo más agradable, a pesar de que ideológicamente estemos muy lejos la una de la otra. Sin embargo, no sé muy bien el motivo, no ha sido hasta este verano que no le he metido mano, en serio y con la tranquilidad que otorgan las vacaciones, a Yo viví en un harén.

Sinopsis: Una pasión: el reporterismo. Un lugar: el mundo, de Kosovo a Calcuta. Un deseo: mimetizarse con el ambiente, enterarse de cuanto ocurría, apuntarlo con minuciosidad de notario y transmitirlo a sus lectores para que pudiesen vivir la aventura a través de ella.

Según Cristina López Schlichting, en sus viajes como periodista no ahorraba riesgos, no me importaba dormir en el suelo o utilizar letrinas inmundas; me era indiferente si había o no comida, si se trataba de subir montañas o bajar a las cuevas. Soy consciente de habérmela jugado cuando fui la primera periodista en entrar en la ciudad ocupada de Valona, en Albania, disfrazada de monja. De Marruecos volví con el cuerpo arado por los mordiscos del alambre bífido de la frontera; de las minas de Asturias salí molida por las agujetas. Estaba poseída por un fervor incesante, enamorada de mi profesión.

Para que estos años intensos y apasionantes no se perdieran en el olvido, la autora  ha reunido en estas páginas sus mejores trabajos. La vida en un harén, el contacto con un grupo de skinheads o las huellas de un desastre como el huracán Mitch dan forma a estas memorias de una reportera que, con el anzuelo del dolor o el de la alegría, se ha visto siempre atrapada en las redes de la realidad.

Yo viví en un harén es una lectura muy rápida y realmente interesante. Yo me lo he leído de un tirón porque es así como me gusta leer los libros. Pero, dado que está dividido en diferentes reportajes, se puede ir disfrutando poco a poco mientras se intercala con otras novelas.

Será porque envidio profundamente a la gente que ha tenido la oportunidad de vivir experiencias como las que cuenta López Schlichting, pero he devorado cada palabra plasmada por la autora. Se trata de sus propias vivencias más que de análisis sobre la realidad que se vivía en cada momento, por lo que es apto para lectores de cualquier ideología. Es un libro que narra sus aventuras y anécdotas mientras cubría diferentes noticias como el entierro de la Madre Teresa de Calcuta o saltaba la valla de Marruecos como una inmigrante ilegal más.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*