Y ahora va Toti Martínez de Lezea y me escribe una saga de siete libros.

A lo tonto a lo tonto ha pasado una semana y no os he contado si al final cayó o no cayó algo el Día del Libro. Bueno, en realidad no sé si hace falta que os lo cuente porque estaba bastante claro que alguna novela iba a comprar. De hecho, compré dos; Enda e Ittun de Toti Martínez de Lezea. Los compré en forma de regalo para Ramón, para disimular, aunque los dos sabemos que ese regalo, en realidad, es para los dos.

A lo largo de mi paseo por los puestos de Bilbao y Barakaldo fueron varios los libros que tuve en las manos. Me hubiera gustado poder comprarlos todos pero, siendo sincera, no tengo tanto tiempo para leerlos y todavía tengo novelas en casa sin abrir. Pero a Enda e Ittun no pude resistirme.

Y es que Toti Martínez de Lezea es, sin duda, una de mis escritoras favoritas. He leído muchas novelas suyas; La calle de la judería, La Abadesa, La Herbolera, La Universal,… entre otras. Y las que todavía no he leído están en mi lista de pendientes para disfrutar de ellas algún día. Sin embargo, a pesar de su gran calidad como escritora, Toti Martínez de Lezea es mi autora favorita porque me cae realmente genial. He tenido muchas oportunidades de poder verla en diferentes presentaciones y charlas y me encanta escucharla, casi tanto, como leerla. Me gusta ver como se toma su tiempo para atender a todas las personas que se acercan a ella, sin agobiarse por las largas colas que se forman en sus firmas, y es la más rápida respondiendo en las redes sociales.

“Nadie puede pensar, en el siglo XXI, que el asesino de tres niñas es el Basajaun”, Toti Matínez de Lecea.

Desde luego no deja indiferente a nadie. Aunque, tengo que reconocer que ahora me ha hecho la puñeta al empezar a escribir una serie de siete libros, ¡SIETE!, a la que no me he podido resistir. Lo malo de comenzar una saga, otra más, es que de golpe son varias las novelas que se suman a la, ya de por sí, interminable lista de títulos que me gustaría leer algún día. Yo este año me había propuesto terminar las que tengo empezadas pero he acabado una y empezado dos nuevas. ¡Así no hago carrera! Además, por si fuera poco, también tenía el firme propósito de no comprar más libros hasta que me leyera los que tengo en casa. Algo que tampoco estoy cumpliendo. Por lo menos sé que Toti Martínez de Lezea es un valor seguro y que no me he equivocado al comprar estos dos libros. No sé cuando voy a tener oportunidad de empezar con ellos, quizá debería dejar que los estrenara Ramón que para eso fue un regalo para él. Ya veremos, como tarde mucho le adelanto por la derecha que luego se me acumulan.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*