Voy a escribir este post cagando leches

Ya lo advertí el viernes pasado. Me voy quedando sin ideas para escribir los posts de esta sección y eso me ha llevado a tener que recurrir a expresiones un poco más groseras que las habituales. Así, si el otro día ya empecé con los tacos hablando del origen de la expresión Me cago en Diez, hoy voy a hacer lo propio con la frase cagando leches.

El “diez” en el que nos cagamos tan alegremente era francés

Por si hay alguien que nunca ha escuchado la frase hacer algo cagando leches, se trata de una expresión que utilizamos para constatar que las cosas se están haciendo, o hay que hacerlas, muy deprisa. Para llegar al origen de esta frase nos tenemos que remontar a la época en la que la leche se distribuía a domicilio por los propios productores. Este reparto se realizaba con la ayuda de animales de tiro como pueden ser caballos, burros o asnos. En una época en que no existían las neveras, o si existían nadie se las podía permitir, la única manera de poder beber leche en el desayuno era comprarla cada mañana al lechero. Para ello, este tenía que pegarse un buen madrugón y procurar hacer el reparto lo más rápido posible. El objetivo era que toda la leche estuviera vendida a la hora del desayuno, de lo contrario, los clientes ya no la querrían hasta la mañana siguiente.

Un trabajo bastante estresante el del lechero. Para poder cumplir con su objetivo de forma satisfactoria el animal de tiro con el que se realizaba el reparto debía caminar a buen paso para llegar a todas partes a tiempo. Así, el movimiento de la carreta provocado por el paso ligero del animal, hacía inevitable que algo de leche se derramara a lo largo del trayecto que este realizaba. Si tenemos en cuenta que la carreta se colocaba detrás del caballo, o del burro, lo que parecía al ver la estampa es que el animal iba cagando leches.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*