Verdes valles colinas rojas, Ramiro Pinilla

Tuve el gran placer de conocer a Ramiro Pinilla en 2005 cuando recibió el premio Euskadi de Literatura en castellano precisamente por esta novela. Por aquel entonces, si bien Pinilla me pareció un hombre muy interesante, las novelas no despertaron mi curiosidad. Las portadas son muy oscuras y la letra es de esas que parece que te vas a dejar la vista leyendo sólo unas páginas. Estuvo bien poder charlar con él, pero ahí quedo la cosa.

Lo que es la vida… tres años después en Madrid no pude dejar de leer esta historia que me atrapó tanto que me tuvo tres semanas enteras sin dormir. Recuerdo terminar el último de los tres libros a las 4:00 de la mañana. Me entró una angustia terrible porque no podía llamar a nadie para comentar el final. Si hubiera tenido el teléfono de la persona que me lo recomendó, lo saco de la cama.

Sinopsis: Ambicioso fresco sobre la historia reciente del País Vasco, saga y a la vez retrato de un microcosmos realista y mágico que es el pueblo de Getxo, Verdes valles, colinas rojas es la gran novela sobre la colisión entre un mundo que cambia y un pueblo que se resiste a todo cambio. La historia arranca a finales del siglo XIX con el enfrentamiento entre Cristina Onaindia, aristócrata casada con el rico industrial Camilo Baskardo, y Ella, una ambiciosa y astuta criada sin nombre que pone en peligro todos los valores tradicionales cuando anuncia que espera un hijo ilegítimo. Esa rivalidad prolongada durante décadas y que marca la historia de Getxo es comentada por dos figuras protagonistas: don Manuel, anciano maestro, y Asier Altube, su discípulo predilecto, que rememoran los meandros y ramificaciones de otras muchas historias derivadas de éstas, como la de Roque Altube, primogénito de un caserío enamorado de una agitadora socialista, o la de los niños Baskardo, que vivirán en su propia piel la locura aranista de la madre. Ramiro Pinilla domina como pocos la acción y los diálogos, y logra integrar, desde una perspectiva a la vez épica y lírica, la historia y los mitos de una región.

Fue el año 2008, haciendo mi máster de periodismo audiovisual cuando el que era mi tutor me dijo que, siendo vasca y amante de la historia, estaba convencido de que Verdes valles colinas rojas me iba a gustar. Porque de eso tratan las novelas, de la historia del País Vasco. Recordé entonces aquella mañana de 2005 en la que unos libros oscuros no llamaron mi atención, pero les di una oportunidad. Por aquel entonces era pobre como una rata (más o menos como ahora) y no podía gastar demasiado dinero en libros. Fue una época muy dura. Así que me saqué el carnet de la biblioteca y me cogí el primero de los libros. Son como 700 páginas, o una cosa así, cada uno de los tomos de la historia y en tres semanas me los había leído.

Sinopsis: Moisés Baskardo vuelve de Ceilán completamente trastornado y quiere casarse todavía con Andrea, su amor adolescente. Alterna momentos en que abraza la causa nacionalista, con otros de iluminado dispuesto a fundar un nuevo orden. Conseguirá convencer a sus hermanos Josafat y Fabiola para retirarse juntos a Oiarzena, un caserío derruido donde poner en práctica una vida libre y sin prejuicios. Pero el pansexualismo de la comuna acabará gestando una tragedia shakespeariana de la mano de Flora, la hija de Fabiola y Roque. Entretanto, en pleno ascenso económico, Efrén y su madre siguen empeñados en que el imperio de los Baskardo pase a manos de Cándido, los empresarios del hierro auspician la Hermandad de Obreros Vascos, un equívoco sindicato nacionalista, y prosiguen las disputas sobre el mostrador de la Venta, reclamado por la Iglesia. Un hirviente microcosmos de vidas entretejidas con la Historia que se verán sacudidas de manera irreparable por la Guerra Civil, contada aquí en páginas memorables.

Posiblemente fueron los primeros libros que saqué de una biblioteca y, la verdad, me podía haber ahorrado el paseo. Me gustaron tanto que en cuanto tuve 4 duros me fui corriendo a comprarlos. Los tengo en casa. Están sin estrenar pero me gusta saber que están disponibles para cuando tenga ganas de volver a leerlos. De hecho, con tanta mudanza, he perdido el primero de ellos, no lo encuentro por ninguna parte, así que supongo que volveré a comprarlo. Verdes valles colinas rojas es una historia por la que merece la pena pagar el precio que piden en las librerías.

Sinopsis: Tras el relato impresionante de la guerra vivida en las trincheras, de los bombardeos y la desbandada general ante las tropas franquistas, que toman Bilbao, el volumen arranca con el complot de los industriales vascos, en el que participa Camilo Baskardo, para traicionar a la República y entregarse a Franco. Los habitantes de Getxo conocen la posguerra dos años antes de que acabe la guerra, y la viven como una época oscura de represión y sometimiento. Son las nuevas generaciones, entre ellos Asier, que estudia en Bilbao, y Océano, criado entre anarquistas y nacionalista, quienes ofrecen una resistencia sorda que poco a poco se revelará violenta. Para ellos el nuevo régimen se hace intolerable en tanto ahonda la injusticias. Las cenizas del hierro revela no sólo el origen enigmático de dos de las protagonistas de la novela, Ella y Magda–cuyos hijos han logrado usurpar las herencias de las grandes familias–, o las razones profundas que les llevaron al ensalzamiento del Mostrador–con su carga simbólica–; es también la parte donde los ambiciosos planes expansivos de los hombres de hierro viven su momento de esplendor y declive, su derrumbamiento final. Los últimos representantes de las familias de la novela acaban arrastrados por la Historia, mientras se produce el primer asesinato de ETA en el País Vasco, que hará de la convivencia un permanente conflicto irresoluble.

Esta historia contada en tres libros figura entre las mejores lecturas de mi vida. No me canso de recomendarla. Me figuro que, uno de los motivos por los que me gusta tanto, es porque habla de mi tierra, de lo que vivieron mis padres y mis abuelos,… igual a alguien de otro sitio no le llega tanto como me llegó a mí. En cualquier caso, creo que es una novela que merece la pena. Y digo bien; una novela, porque aunque está dividida en tres tomos es una única historia la que se cuenta. Supongo que esta división se debe, únicamente, a que sería muy difícil manipular un libro de cerca de 2000 páginas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*