Un día en Comillas

Me encanta Comillas. Me parece un sitio ideal para ir a pasar unos días de descanso porque es un lugar donde puedes encontrar de todo; playa para leer al sol o dar largos paseos, zona de tapeo y bares donde disfrutar del ambiente del fin de semana o del verano y grandes palacios y construcciones imposibles para visitar y añadir un poco de cultura a tu visita.

Hace años que fui por allí por primera vez y gracias a Puerto Escondido, de María Oruña, volví el año pasado a grabar este vídeo tan chulo. Sin hacer spoiler, por si queda alguien en el mundo que todavía no lo haya leído, sí os  digo que si os fijáis bien en los planos de la grabación podréis ver dónde se esconde la clave del caso.

Pero volviendo a Comillas. Aunque es un lugar en el que yo podría pasarme un mes entero disfrutando de sus maravillas, lo cierto es que en un día también da tiempo a ver bastantes cosas. En este post vamos a hacer un pequeño recorrido por los monumentos y lugares más significativos.

Un poco de historia

Existen pruebas de que los primeros seres humanos llegaron a Comillas hace más de 14.000 años. Sin embargo, la época de mayor esplendor del municipio se produjo en 1881 cuando el Marqués de Comillas quiso impulsar su localidad natal. Es en esta época cuando la Corte pasar alguna que otra temporada en esta villa marinera llegando, incluso, a celebrarse un Consejo de Ministros.

Con objetivo de dar lustre al municipio para mayor comodidad de los Reyes, el Marqués hizo instalar en Comillas el primer alumbrado público de España. Este dato, junto a las maravillosas construcciones que todavía quedan nos dan una idea de la importancia que tuvo Comillas.

Playa de Comillas

Antes de visitar, virtualmente, los monumentos más significativos de Comillas vamos a hacer una primera parada en la Playa de Comillas.

Con fina arena dorada y unas aguas cristalinas, la Playa de Comillas se encuentra en el centro de la localidad. Esta ubicación hace que el acceso a la misma sea muy sencillo y que cuente, además, con todos los servicios al alcance de la mano. Es un sitio ideal para descansar, dar paseos o tomarse algo en los numerosos locales que la rodean. El ambiente es inmejorable, y eso que nosotros estuvimos en Abril. Sin duda es un buen sitio para ir a pasar unos días de asueto.

Casco histórico

De la playa, y camino ya a los grandes monumentos que esconde Comillas, pasamos primero por el Casco Histórico del municipio. Contrastando con el ambiente costero a orillas del mar, el centro de la villa marinera recuerda más a las localidades de montaña más típicas del interior. Cantabria es una provincia que goza de un bello litoral pero también de impresionantes montañas, y ese contraste se puede apreciar también en todos sus pueblos.

Uno de los sitios más típicos del centro de Comillas es la Plaza de los Tres Caños, en alusión a la gran fuente situada en su centro. El monumento es un homenaje al Joaquín de Piélago, yerno del Primer Marqués de Comillas. La verdad es que todo el entorno parece sacado de otra época.

Por una de las esquinas de esta plaza se accede a otra de nombre Plaza de la Constitución. Se trata del centro neurálgico de la localidad y en ella se puede ver el antiguo Ayuntamiento y la Iglesia de San Cristobal.

El Capricho de Gaudí

Uno no se puede ir de Comillas sin visitar el Capricho de Gaudí. En realidad, esta llamativa construcción se llama Villa Quijano aunque nadie la conoce por ese nombre. Fue construida en 1883 por el magnífico arquitecto catalán para Máximo Díaz de Quijano, concuñado del Primer Marqués de Comillas. A pesar del lujo y del dineral que tuvo que costar poner en pie un edificio como este, el Capricho de Gaudí no era la residencia oficial de los Quijano, tan solo un lugar donde disfrutar del verano.

El Capricho de Gaudí se puede visitar por dentro. Os dejo el enlace a la web oficial para que podáis informaros, de forma actualizada, de las tarifas y de los horarios. Como siempre os decimos, si tenéis oportunidad haced una visita guiada.

El Palacio de Sobrellano

Junto al Capricho de Gaudí se encuentra otro de los edificios monumentales de Comillas que no podéis dejar de visitar. Se trata del Palacio de Sobrellano, construido en 1888 para el Marqués. Si solo la fachada ya le deja a uno sin aliento, el interior de las habitaciones no se queda atrás. Para visitarlo os recomendamos que acudáis a la oficina de turismo de Comillas para que os indiquen los horarios y tarifas, aunque, como siempre, también os dejamos el enlace a la web.

Junto al Palacio, también se puede visitar La Capilla-Panteón donde se encuentran enterrados los miembros de la familia del Marqués.

La Universidad Pontificia

Nos quedamos sin tiempo para poder subir a la Universidad Pontificia que se encuentra justo al otro lado del Palacio de Sobrellano. Las vistas desde el mirador de esta construcción son impresionantes aunque, sin duda, si tenéis tiempo lo mejor es que, una vez disfrutadas, os acerquéis hasta allí.

Como os decimos, a nosotros no nos dio tiempo a subir hasta allí pero por la situación que ocupa el complejo arquitectónico entendemos que las vistas también tienen que ser bastantes buenas desde allí. Existe la posibilidad de hacer visitas guiadas por el interior y se puede acceder tranquilamente en coche sin tener demasiado problema para aparcar. Lo malo será la vuelta al centro.

El cementerio

Sí, como lo leéis. Uno de los lugares más turísticos de Comillas es su cementerio. Además, también es uno de los puntos clave en la novela de María Oruña, Puerto Escondido. Yo soy bastante aficionada de los cementerios en general, no porque me guste ir allí a visitar a mis familiares, que no voy nunca aunque ese es un tema que no viene a cuento. Si no porque hay algunos que son realmente fascinantes y este es uno de ellos.

Custodiado por un Ángel Exterminador, el recinto permanece abierto para que los turistas podamos curiosear entre sus tumbas. La verdad es que las vistas desde el camposanto son increíbles. No es un mal lugar para descansar eternamente.

En cuanto al ángel, la figura fue creada para guardar la tumba del primogénito del Marqués de Comillas. Sin embargo, con el tiempo, la escultura fue donada al Ayuntamiento y situada en lo alto del cementerio para velar por todas las almas que allí habitan.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*