Todo esto te daré, Dolores Redondo

Por fin llegó el día!! Desde que Dolores Redondo me firmará el libro, allá por Diciembre del año pasado, han pasado unos cuantos meses hasta que me he puesto a leerlo y otras tantas semanas hasta que he empezado con la reseña. Quiero aclarar que esta tardanza nada tiene que ver con las ganas que tuviera de leer el libro. En absoluto. Lo que ocurre es que entre el reto de 2.017 y el reto viajero a penas me queda tiempo para leer novelas que se salgan de sus parámetros. Lo estaba reservando para cuando me tocara leer un autor premiado con el Planeta, pero me dí cuenta de que ya había leído a Montalban y esperar hasta poder hacer una escapada a Galicia era demasiado esperar. Así que, hace unas semanas me salté todos los retos y obligaciones de lectura y me puse con Todo esto te daré, que ya iba siendo hora y le tenía muchas ganas.

A pesar de las expectativas tan altas que me había creado Todo esto te daré no me ha defraudado en absoluto. La historia engancha desde el principio y resulta una lectura muy rápida. Es una novela que atrapa.

Sinopsis: La vida de Álvaro se ve truncada en un accidente de tráfico. Cuando Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez. El rechazo de su poderosa familia política, los Muñiz de Dávila, le impulsa a huir pero le retiene el alegato contra la impunidad que Nogueira, un guardia civil jubilado, esgrime contra la familia de Álvaro, nobles mecidos en sus privilegios, y la sospecha de que esa no es la primera muerte de su entorno que se ha enmascarado como accidental. Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, se une a Manuel y a Nogueira en la reconstrucción de la vida secreta de quien creían conocer bien.
La inesperada amistad de estos tres hombres sin ninguna afinidad aparente ayuda a Manuel a navegar entre el amor por quien fue su marido y el tormento de haber vivido de espaldas a la realidad, blindado tras la quimera de su mundo de escritor. Empezará así la búsqueda de la verdad, en un lugar de fuertes creencias y arraigadas costumbres en el que la lógica nunca termina de atar todos los cabos.

Leyendo esta sinopsis uno se puede imaginar que es una novela de mucha intriga, y así es, aunque también tiene una parte bastante sensiblera que hace que te entren muchas ganas de abrazar fuerte a Manuel y de consolarle para que deje de sufrir. Admito que ha habido partes en las que he llorado un poco viendo como este pobre hombre siente derrumbarse toda su vida en cuestión de minutos. De hecho, es en este aspecto donde le voy a poner la única pega a la novela.

Ya adelanté en Facebook al terminar de leer Todo esto te daré que me había encantado pero que tenía, para mí, una pega. No es que sea algo demasiado importante pero a mí sí me chocaba un poco. La parte de la narración que habla sobre la vida de Manuel y de Álvaro como pareja me parece muy íntima y se me hacía un poco raro que estuviera contada en tercera persona. Igual es una cosa mía, pero me metí tanto en su drama que eché de menos que fuera él mismo el que contara sus emociones y sus pensamientos, en lugar de hacerlo un narrador. Pero bueno, que igual son cosas mías que me pongo muy melodramática a veces. En cualquier caso, si todavía queda alguien en el mundo que no haya leído esta novela, yo la recomiendo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*