Se armó la Marimorena

Al margen de lo que pueda decir el villancico, la marimorena se arma cuando se forman trifulcas, discusiones y peleas con gran alboroto y, casi siempre, con daños materiales, incluso personales, de por medio. Pero, ¿dónde se armó la primera marimorena?

Cuentan las viejas historias que había en Madrid del siglo XVI una taberna regentada por Alonso de Zayas y su esposa María, una mujer morena y de fuerte caracter. Era costumbre en esta posada guardar el buen vino para los clientes más selectos y servir el de garrafón al resto de los parroquianos. Una costumbre por todos conocida y, más o menos, aceptada. Sin embargo, un día en que los ánimos nadaban en abundante alcohol del barato, la clientela habitual comenzó a exigir que se les sirviera vino del bueno. María, que como ya he comentado, era una mujer de armas tomar se negó en redondo a satisfacer esta petición. Los clientes, cada vez más borrachos, se iban animando unos a otros hasta que, crecidos en razones, armaron una buena escandalera. María, no se arrendó y siguió firme en su negativa. Como ya os podéis imaginar, se formo una buena bronca. Los clientes habituales de la taberna comenzaron a lanzarse sillas unos a otros, a volcar mesas, a derramar todas las bebida que encontraban a su paso,… pero María seguía dándoles una negativa. La taberna quedó hecha un verdadero desastre.

La pelea fue de tal magnitud que enseguida se hizo famosa por las demás tabernas de Madrid. No se sabe si con esto los clientes consiguieron que se les sirviera el vino bueno, pero lo que si consiguieron es que, desde ese momento, nos refiramos a una buena trifulca usando la frase se armó la marimorena.

Esta es una de las versiones de la historia. Sin embargo, hay que decir que este hecho no se puede demostrar. Ocurre, además, que María era un nombre muy habitual entre las taberneras españolas del siglo XVI y que, debido a su empleo, todas debían ser de armas tomar para no dejarse amilanar por los hombres borrachos que frecuentaban sus negocios. No podemos olvidar, tampoco, que morena es un adjetivo que bien describe a la mujer española, por lo tanto la marimorena bien pudo ser la mujer de Alonso de Zayas o cualquiera de las demás taberneras de nuestro país.

2 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*