Yo quiero vivir a la sopa boba

El castellano es una fuente inagotable de refranes y dichos populares. Es cierto que a veces me quedo sin ideas pero, al final, siempre aparece algún texto o alguna novela en la que encuentro frases para analizar. Esta de la sopa boba la he sacado de Las Aventuras del El Capitán Alatriste, una historia por la que siento debilidad y que pienso leer este año de principio a fin.

Todo Alatriste, no se puede pedir más.

Quien más o quien menos ya sabe cual es el significado de la frase vivir a la sopa boba. Se dice que alguien vive así cuando no tiene ni oficio ni beneficio y no hace nada para ganarse la vida. Hoy en día da la sensación de que cuando decimos esto estamos hablando de gente con dinero que no necesita trabajar para cubrir sus necesidades o de gente que vive aprovechándose de los demás pero, no es este el origen de este dicho.

Para buscar la primera época en la que se habló de la sopa boba nos tenemos que remontar a la Edad Media. Durante estos años los conventos se encargaban de dar de comer a los más pobres y más necesitados y el menú consistía, casi siempre, en sopa con pan. El hecho de que a este caldo le acompañe el adjetivo boba se debe a que la mayoría de estos mendigos eran personas que carecían de modales en la mesa y que comían con la boca abierta. Para la gente refinada de la época esto era sinónimo de poca inteligencia y consideraban que estas personas eran bobas.

Pero no solo los más necesitados se acercaban a los conventos para recibir su comida caliente. Los estudiantes vieron en la caridad de los monjes una buena oportunidad de comer gratis todos los días y poder, así, dedicar su dinero a otros menesteres más lúdicos. Esta práctica pronto se hizo costumbre, y no gustaba demasiado a la población que consideraban a estos estudiantes unos aprovechados. Por eso, comenzó el rumor de que vivían a la sopa boba cuando bien podían pagar su propia comida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*