Qué ver en el norte de Portugal: un paseo por Viana do Castelo

Ahora que empieza el frío es un buen momento para recordar los magníficos días pasados este verano. Una de esas maravillosas jornadas la pasamos en Viana do Castelo, una de las localidades qué hay que ver en el norte de Portugal.

Cómo habéis podido comprobar en el vídeo que subimos hace ya algunas semanas a Youtube. El centro de Viana do Castelo es un lugar con mucho encanto. Así como el santuario que se encuentra en lo alto de las montañas y desde donde la vista es espectacular. Pero vamos a ver de forma un poco más detallada los secretos que esconde este pueblo que tranquilamente se puede visitar en un día.

Qué ver en el norte de Portugal; Viana do Caselo

Viana do Castelo es uno de los puertos portugueses más importantes de la pesca del bacalao. Por ello, es un lugar en el que se puede degustar este magnifico pescado preparado de mil y una formas. Comer en el norte de Portugal no es demasiado caro. Por menos de 10€ uno puede saciar el apetito en prácticamente cualquier establecimiento. Lógicamente hay lugares más exclusivos que otros, pero en general los precios son razonables.

Una vez aclarada esta cuestión, que no es baladí, vamos a describir las maravillas de esta localidad que hay que ver en el norte de Portugal. Nosotros pasamos allí un día y seguimos nuestro camino por el país luso, pero por si vosotros pasáis la noche cerca de Viana do Castelo, os dejamos el enlace de una excursión que podéis hacer desde Guimaraes y que estamos seguros os encantará. Esta misma excursión también la podéis hacer saliendo desde Braga.

 

Santa Luzia

En lo alto de la colina de Santa Luzia podréis ver un santuario dedicado a la adoración del Sagrado Corazón de Jesús. Este templo comenzó a construirse en 1904 para acabarse en 1959. El motivo de su creación tiene su origen en la enfermedad oftalmológica que padecía el Capitán de Caballería Luis de Andrade e Sousa. No encontrando ningún remedio para ella solía frecuentar una pequeña ermita situada donde hoy se levanta el santuario. El pequeño edificio sagrado estaba dedicado a Santa Lucia, que, para los que no lo sepan, es la santa que protege la vista.

Con tanto fervor rezó el Capitán que sus ojos sanaron por completo. En agradecimiento a la santa, este militar fundó la Hermandad de Santa Luzia a finales del siglo XIX, dando encargo a la construcción de la actual iglesia.

Como hemos dicho al principio, las obras comenzaron en 1904 y se interrumpieron en 1910 con la Implantación de la República y la consiguiente Ley de Separación del Estado de la Iglesia, para comenzar nuevamente en 1926, bajo la dirección de Miguel Nogueira. En el mismo año, la pequeña capilla se demuele y, una vez que se completa el presbiterio, fue consagrada y abierta al culto, aunque el templo restante aún estaba por construirse. Las obras exteriores se extendieron hasta 1943 y las obras interiores hasta 1959 .

El Santuario de Santa Luzia está considerado como inspirado en la Basílica del Sacré Cœur en París . Sin embargo, esta idea ha sido disputada, ya que, en el momento en el que se proyectó, la iglesia parisina todavía estaba mal construida y sin configuración visible.

El horario de visita suele ser de 08.00 a 19.00, de todas formas os dejamos el enlace de la página de turismo de Portugal por si pudiera variar justo cuando vosotros estéis allí. En cualquier caso, e independientemente de que entréis o no a ver el templo, os recomendamos que subáis porque las vistas son realmente impresionantes.

Para acceder al templo lo más fácil y cómodo es hacerlo a través del funicular que os deja allí mismo. Además, arriba contáis con al menos un restaurante donde poder comer si se os hace tarde. No es demasiado caro para estar donde está.

Casco Antiguo

Entrar en la plaza del Casco Antiguo de Viana do Castelo es como entrar en un cuento de príncipes y princesas. Al igual que ocurre en todo Portugal, los edificios de las calles que desembocan en este espacio están adornadas con multitud de azulejos. Sin embargo, este espacio tiene un toque medieval que contrasta mucho con los alrededores.

En la plaza hay multitud de sitios para descansar y tomar un café o una cerveza, dependiendo de la época del año en la que vayáis, y muchos sitios donde poder comer. Sin duda es un sitio que merece la pena visitar.

Barco Hospital

Como curiosidad, uno de los puntos más interesantes de Viana do Castelo es su Barco Hospital. Se trata de un navío construido en los astilleros de esta misma localidad en 1955 que fue utilizado para prestar servicios médicos a los pescadores que faenaban en Terranova y Groenlandia.

Actualmente, reconvertido en museo, se puede visitar por dentro. El horario es de 09.30 a 19.00 horas, aunque os dejamos el enlace a la página de turismo para podáis corroborarlo. En su interior, encontraréis utensilios médicos de la época con los que los facultativos restauraban la salud de los pescadores. Sin duda una tarea nada fácil teniendo en cuenta que en alta mar los recursos de los que disponían eran limitados.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*