Qué se celebra en Halloween

El próximo miércoles se celebra lo que toda la vida ha sido en España la Noche de Difuntos y últimamente llamamos Halloween. Hasta la carnicería que tengo debajo de casa ha puesto, en su mostrador, un esqueleto enjaulado rodeado de telas de araña. Reconozco que soy un poco como el Grinch de esta fiesta tan popular en EEUU. Lo siento, pero yo me niego a celebrar Halloween. Y no es porque la temática en sí me disguste, todo lo contrario, la verdad es que, salvo las arañas gigantes, me encanta esa estética tétrica y de terror. Simplemente no entiendo porque tenemos que celebrar una tradición que no es nuestra. Pero bueno, como no puedo luchar contra esta corriente, por lo menos voy a intentar conocer qué se celebra exactamente en Halloween.

Debemos reconocer que todos nosotros conocemos el Truco o trato por haberlo visto, hasta la saciedad, en series y películas estadounidenses. Es cierto que ha sido este país el que ha popularizado esta festividad que, con muchas variantes, se celebra en otros muchos lugares de Europa.

De hecho, el origen de Halloween tenemos que ir a buscarlo en los pueblos celtas de Irlanda. Estas sociedades celebraban, la noche del 31 de octubre, un festival conocido como Samhain, que significa, fin del verano. La fecha elegida para la fiesta coincidía con el final de las cosechas y con ella se daba la bienvenida al nuevo año celta. Desde el punto de vista de sus creencias, este festival representaban la muerte y renacimiento de su Dios, un ciclo vital que coincidía con el de la naturaleza.

Así, durante esta noche, los celtas creían que la puerta entre el mundo de los muertos y el de los vivos se mantenía abierta, durante unas horas, por lo que los fantasmas de los difuntos podían vagar libremente. El más allá siempre ha suscitado miedo entre las personas, por eso, con la intención de guiar a los espíritus de vuelta a él, se prendían nabos a modo de faroles que indicaban el camino. Además, los niños, recogían presentes de todas las casas para ofrecérselos a los Dioses, mediante un ritual sagrado, y pedirles que los protegieran de los fantasmas con malas intenciones.

La romanización de las tribus celtas supuso la desaparición de la religión de los druidas, y con ella, la de todas sus fiestas paganas. Pero instaurar una nueva creencia en sociedades tan antiguas no era tarea fácil para los cristianos. Por ello, para suavizar la conversión, el Papa Gregori IV, aprovechó este ritual y lo convirtió en el Día de Todos los Santos, All Hallow’ Eve, respetando los honores que ya se rendían a los muertos.
El paso del antiguo Samhain a Halloween tuvo lugar en el siglo XVIII, cuando los inmigrantes irlandeses lo llevaron consigo a Estados Unidos. Durante los primeros años, tan solo su comunidad lo celebró, hasta que la leyenda de Jack O´Lantern lo hizo popular en todo el país. Se dice que O´Lantern era un pendenciero astuto que consiguió engañar al Diablo para que no pudiera quedarse  con su alma. Sin embargo, había sido tan malvado en vida, que cuando murió también lo rechazaron en el cielo por lo que tuvo que vagar por la Tierra alumbrando su  camino con un nabo, similar a los de la tradición celta. En el siglo XIX, con la celebración de Halloween totalmente asentada, se decidió sustituir los nabos por las calabazas. Dos motivos hicieron posible este cambio, el primero de ellos el gran número de calabazas que había por todo el territorio, y el segundo, que éstas eran más fáciles de tallar.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*