¿Qué es una pécora y por qué son tan malas?

Tengo que admitir que me encanta la expresión eres una mala pécora. También tengo que admitir que, hasta ahora, no tenía ni idea de lo que era una pécora y si las hay buenas y malas. Pero, como soy una persona muy curiosa he investigado el origen de esta expresión y me ha sorprendido mucho leer que una pécora es una oveja. Conocer su historia también ha hecho que esa frase me deje de gustar tanto… Pero vamos por partes.

Antes de nada hay que explicar que, en sus inicios, este insulto hacía referencia a las prostitutas. Hoy en día, como ocurre con otros tantos, se ha generalizado al resto de las mujeres.

Si miramos el diccionario de la RAE, veremos que en una de sus acepciones, define a la pécora como una res o cabeza de ganado lanar. Es decir, una oveja. Pero, ¿qué tienen que ver las ovejas con las prostitutas? Pues, según los expertos, la culpa de esta relación de conceptos es de los carneros.

Me explico. Desde la antigüedad ha sido costumbre castrar a los carneros con el fin de facilitar su engorde y conseguir, así, una carne más jugosa. Este hecho propiciaba que hubiera pocos que fuesen sexualmente activos en los rebaños. Si tenemos en cuenta que el celo de las ovejas va desde junio hasta enero, el resultado es un montón de hembras intentando ser cortejadas por machos castrados. Las ovejas, al no satisfacer sus necesidades carnales con estos ejemplares, seguían buscando quien las montara. La educación puritana de épocas anteriores las terminó por comparar con las prostitutas, calificándolas de malas pécoras, ya que su actitud era muy parecida a la de las malas mujeres.

Como viene siendo habitual, todavía en nuestra época, el macho que monta a muchas hembras es un semental, pero la hembra que busca ser montada es una puta.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*