Pasar una noche toledana

Toledo es una ciudad preciosa y yo estaría encantada de poder pasar una noche paseando por sus calles mientras alguien me cuenta las historias que se esconden tras cada uno de sus rincones. Esta sería una bonita forma de pasar una noche toledana. Sin embargo esta frase hecha tiene más de dolor y sufrimiento que de paz y placer.

Decimos que hemos pasado una noche toledana cuando no hemos podido dormir por causa de algún dolor o de alguna preocupación. Para encontrar el origen de este dicho nos tenemos que remontar hasta el año 797.

A pesar de que la península había sido invadida por los musulmanes, los toledanos se revelaron, una y otra vez, contra sus opresores ganándose fama de rebeldes. El entonces Emir de Córdoba, y señor de aquellas tierras, Al-Hakam quiso acabar con este problema enviando a un nuevo gobernador para que pusiera orden. El plan era claro, el Gobernador Amrus haría creer a la ciudadanía de Toledo que su mandato estaría fuera del alcance del Emir y que podrían vivir con cierta independencia de Córdoba.

Así fue durante algunos años. Amrus se mostraba comprensivo con las reivindicaciones de los nobles toledanos y el yugo que pesaba sobre la población se vio aliviado durante algún tiempo. Tanto es así que los toledanos creyeron en su política y, poco a poco, fueron bajando la guardia. Ese fue su error.

Un día, para celebrar la llegada del Príncipe heredero al trono de Córdoba, Abd al-Rahman II, Amrus invitó a toda la nobleza de Toledo a su casa para honrar con una cena al heredero. Los nobles, para no defraudar al Gobernador, vistieron sus mejores galas y acudieron contentos al evento. Sin embargo, no fueron platos exquisitos y bebidas espirituosas lo que les esperaba al otro lado de la puerta, sino la guardia personal del Príncipe. Estos soldados fueron degollando, uno a uno, a todos los invitados hasta que ninguno quedó vivo.

Las crónicas hablan de cientos de muertos aquella fatídica noche toledana.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*