Novelas publicadas en Septiembre de 2019

Arranca el mes de Octubre y con él se inaugura la temporada de café, manta y libro. Personalmente me gusta más la de bikini, playa y libro, pero habrá que ponerle buena cara al mal tiempo que ya nos acecha por el norte. Si todavía no habéis elaborado la lista de lecturas para este otoño, os traemos algunas novelas que nos ha parecido que tienen buena pinta y que ya están en las librerías.

A nosotros nos gusta acercarnos a las pequeñas tiendas de toda la vida a adquirir nuestros ejemplares y os animamos a que hagáis lo mismo. Pero si no podéis desplazaros, por el motivo que sea, y decidís hacer vuestras compras online, os recordamos que haciéndolo a través de este humilde blog, a vosotros os cuesta lo mismo y contribuis a que nosotros podamos seguir adelante con este sueño. Dicho esto ¡vamos con las novelas!

El latido de la tierra, Luz Gabás

Tengo que admitir que no he leído nada de Luz Gabás. Ni siquiera la tan conocida novela Palmeras en la Nieve que tuvo un éxito tan rotundo tanto en las librerías como en el cine. Sin embargo, las críticas que he tenido oportunidad de leer han sido bastante buenas. Por eso he incluido esta novela en el listado de lecturas apetecibles para Octubre.

 

 

Sinopsis: Alira, heredera de la mansión y las tierras que su familia conserva desde hace generaciones, se debate entre mantenerse fiel a sus orígenes o adaptarse a los nuevos tiempos. Cuando cree encontrar la respuesta a sus dudas, una misteriosa desaparición perturba la aparente calma que reinaba en la casa, la única habitada en un pequeño pueblo abandonado. Un guiño del destino la obligará a enfrentarse a su pasado y a cuestionarse cuanto para ella había sido inmutable. A partir de ese momento comenzará a sentir algo para lo que nunca pensó estar preparada: el amor.

De todas las que voy a nombrar en este post no creo que esta vaya a ser la primera en mi lista de prioridades, pero sin duda sí será una lectura a tener en cuenta.

El vestido, Jennifer Robson

No lo puedo evitar, siento debilidad por las tramas palaciegas. Todo lo que huela a novela basada en la Monarquía me vuelve loca, me ocurre lo mismo con la Iglesia. No voy a entrar en cuestiones políticas sobre si son instituciones que se han quedado obsoletas o no, porque ese no es el objetivo de este blog, pero nadie me puede negar que son un maná para idear novelas.

 

Sinopsis: Londres, 1947. Asediados por el frío invierno, los británicos padecen el racionamiento a pesar de su victoria en la Segunda Guerra Mundial. Pero Buckingham Palace remontará los ánimos de la nación con el anuncio del compromiso de la princesa Isabel. Para Ann y Miriam, bordadoras en el taller de un famoso modisto, la boda es más que una celebración. Han sido elegidas para un honor único en la vida: crear los bellísimos bordados que adornarán el vestido de novia de la futura reina de Inglaterra. Una oportunidad única para una chica inglesa de clase trabajadora y una emigrada francesa que ha sobrevivido al régimen nazi.

Fiel a esta pasión por las tramas reales, he de decir, a modo de chascarrillo, que he empezado a ver la serie The Crown en Netflix y me está gustando mucho.

Los testamentos, Margaret Atwood

Sé que decir esto me va a hacer tremendamente impopular, pero siempre soy sincera en reseñas y recomendaciones. Leer El cuento de la criada me da bastante pereza. No puedo decir que no me guste, porque ni he abierto la novela ni he visto un solo minuto de la serie, pero no me llama la atención. A pesar de ello, no puedo ser inmune al éxito que esta historia está teniendo en todos los niveles, por ello me veo en la obligación de informaros que ya está a la venta la secuela de esta trama.

 

Sinopsis: Quince años después de los acontecimientos narrados en El cuento de la criada, el régimen teocrático de la República de Gilead se mantiene en pie, pero está empezando a mostrar signos de descomposición. En este momento crucial, las vidas de tres mujeres radicalmente diferentes convergen, con resultados explosivos. Dos de ellas han crecido en lados opuestos de la frontera: una en Gilead, como la hija privilegiada de un importante Comandante, y otra en Canadá, donde se manifiesta en contra del régimen mientras sigue por televisión las noticias de los horrores que allí acontecen. Ambas pertenecen a la primera generación que va a alcanzar la mayoría de edad desde que existe el nuevo orden, y sus testimonios están trenzados con una tercera voz: la de una de las mujeres más influyentes del sistema, que mueve los hilos del poder de manera despiadada. Sus caminos acabarán por encontrarse, forzando a cada una de ellas a colaborar, a enfrentarse consigo mismas y a decidir dónde pondrán los límites en la lucha por sus ideales.

Puede que algún día me ponga con estos libros, pero de momento prefiero ir avanzando por otros caminos de mi hiperlarga lista de lecturas pendientes.

El Instituto, Stephen King

De este año no pasa que me pongo con los libros de Stephen King. Con lo que me gusta el cine de terror y lo poco que he leído de este autor. No sé si podré leer su nueva novela porque dependo de la disponibilidad que tenga la biblioteca en formato papel, pero seguro que alguno caerá. De momento, y para los que coleccionen sus historias, os dejo aquí la sinopsis de El Instituto.

 

Sinopsis: En mitad de la noche en un barrio tranquilo de Minneapolis raptan a Luke Ellis, de doce años, tras haber asesinado a sus padres. Una operación que dura menos de dos minutos. Luke se despierta en la siniestra institución conocida como el Instituto, en un cuarto que se asemeja al suyo pero sin ventanas. En habitaciones parecidas hay más niños: Kalisha, Nick, George, Iris y Avery Dixon, entre otros, que comparten capacidades especiales como la telequinesia o la telepatía. Todos ellos se alojan en la Mitad Delantera de la institución. Los mayores, en cambio, se encuentran en la Mitad Trasera. Como dice Kalisha: El que entra no sale.

Como me ocurre con cualquier de las novelas de King, todas las sinopsis me parecen muy atractivas. De verdad que no entiendo como luego nunca termino por llevarme uno de sus libros a casa. No sé si a vosotros os ocurre también con algún autor.

Sidi, Arturo Pérez-Reverte

Desde que leí El Capitán Alatriste Pérez-Reverte es uno de mis escritores de cabecera. Lo único malo es que es otro que escribe más rápido de lo que yo leo. Tengo muchas novelas suyas todavía pendientes y se empeña en seguir publicando.

 

Sinopsis: Sidi es una historia de exilio y frontera, de lucha por sobrevivir en un territorio hostil, indeciso y de fuerzas encontradas. Narra la aventura de un guerrero que, obligado al destierro, cabalga para buscarse la vida con una hueste que lo respeta y lo sigue. Su carácter y sus hechos de armas lo convertirán en una auténtica leyenda viva.

Tarde o temprano me haré con él y lo leeré, aunque reconozco que tengo pendientes todavía muchas lecturas suyas que a día de hoy me llaman más la atención. Iremos viendo en que orden caen.

Las hijas de la tierra, Alaitz Leceaga

De todos los libros que os estoy comentando en este post, Las hijas de la tierra de Alaitz Leceaga es, posiblemente, el que más ganas tengo de leer. Sé que no caerá hasta que no termine con el reto de leer un autor y una autora con cada letra del abecedario, porque ya he leído a Cristina López Schlichting con la letra L, pero en cuanto termine con él me pondré con esta historia.

 

Sinopsis: Año 1889, La Rioja. Hay quien dice que una maldición se ciñe sobre los viñedos, secos desde hace años, de la finca Las Urracas. Mientras las grandes bodegas de la región comienzan su edad dorada, Gloria, la joven hija del propietario, languidece en la vieja mansión familiar, viendo aproximarse otro otoño sin cosecha. Sometida a la autoridad de una tía cruel y un padre ausente, Gloria verá cambiar su vida de un día para otro cuando tenga que ponerse al frente del negocio familiar. Será entonces cuando comience una larga batalla que la enfrentará a los bodegueros y caciques locales, que no conciben tener como rival a una mujer. Y menos a una que pone en duda sus viejos privilegios.

Solo le veo una pega a Las Hijas de la Tierra, y es que es una saga. Me gusta las series de novelas pero tengo tantas empezadas que no sé si tendré vida para acabarlas todas. Sobre todo esas que se alargan demasiado y no sabes cuando acabarán. Con este tipo de lecturas me está empezando a pasar como con las series, que prefiero empezarlas cuando ya han emitido el último capítulo. ¿Soy yo la rara o le pasa a alguien más?

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*