“Mis novelas son para todos los públicos porque sino me riñen en casa”, Isabel San Sebastian.

Rodeada de amigos, familiares y fieles lectores Isabel San Sebastián ha presentado su última novela en Bilbao, la ciudad de sus abuelos, de donde guarda los mejores pero también los peores recuerdos. Pero la periodista y escritora no ha venido a hablar de la parte de más fea de la historia del País Vasco, sino de su libro Lo último que verán tus ojos.

ojos

Comprar en La Casa del Libro

Sinopsis: Un valioso Greco del que no se tenía noticia sale a subasta en Nueva York. Carolina Valdés, sofisticada marchante de arte, recibe en su hotel la visita de Philip, un rudo taxista de Brooklyn, quien la embarca en una peligrosa aventura destinada a demostrar que el cuadro, robado por los nazis a su familia, le pertenece. Arranca así una investigación trepidante que llevará a la extraña pareja desde la Budapest del Holocausto, donde el diplomático español Ángel Sanz Briz salvó a millares de judíos, hasta el Madrid de la Segunda Guerra Mundial, repleto de alemanes, con el salón de té Embassy convertido en epicentro del espionaje internacional. Juntos harán frente a terribles secretos del pasado, mientras va creciendo entre ellos una intimidad capaz de vencer sus ancestrales prejuicios.

La propia San Sebastián define la novela como un thriller histórico en el que confluyen tres narraciones; la Historia (con mayúscula) la historia y el arte.

La Historia, con mayúsculas, que se cuenta en Lo último que verán tus ojos es la de la participación de España en la Segunda Guerra Mundial. Nos cuenta la autora que, en contra de lo que la gente piensa, España sí participó en esta guerra puesto que la deuda de gratitud que había contraído con la Alemania de Hitler llevó al régimen de Franco a poner todo tipo de trabas para que los judíos que huían del Holocausto pasaran por España en su camino a otros países que los acogieran. Tanto es así, que la dictadura franquista llegó a negar el pasaporte a los judíos sefardíes a pesar de que una ley de Primo de Rivera de 1924 se lo otorgaba de inmediato. Como contrapunto a toda esta maldad Isabel San Sebastián resalta la actuación heroica de un grupo de diplomáticos que, jugándose el tipo, logran salvar la vida de un grupo de judíos con los que no tenían ninguna relación. La propia autora cuenta que los salvaron por pura humanidad y valentía y denuncia la inmensa ingratitud que España ha demostrado con este grupo de héroes a los que los reconocimientos les han llegado tarde, poco y mal.

s-sebastian

Enmarcado en esta vorágine de acontecimientos sucede la historia con minúscula, la historia de Carolina y Phillip que se aventuran en la recuperación de un cuadro de El Greco que perteneció a su familia y fue expoliado, junto con otras obras de arte, durante el Holocausto. Esta es la parte en la que la autora despliega su faceta romántica, aunque ella misma reconoce que es un romanticismo sutil que sugiere más que explica para que cada lector le aporte la pasión y la intensidad que considere. Lo hace así, primero porque le gustan las historias abiertas a la interpretación de cada lector y, segundo, porque las veces que ha sido demasiado explícita en este ámbito en su casa le han reñido, eso sí, cariñosamente.

Pero Lo último que verán tus ojos no es una novela romántica sino una novela de arte, concretamente una novela sobre un cuadro del El Greco. La elección de este pintor no ha sido casual. El Greco es el pintor por excelencia de Toledo, y Toledo es la ciudad judía por excelencia en España. Pero ademas, San Sebastián reconoce que cuanto más investigaba sobre la figura de El Greco más apropiada le parecía su elección porque considera que fue un autor que valoraba sobremanera su arte y su libertad creativa al margen de lo que marcaba la época. Fue un autor valiente.

Y de valientes habla esta novela. La conclusión a la que ha llegado la autora después de escribirla es que en el mundo hay mucha buena gente pero hay muy poca gente valiente. Conclusión que ha extrapolado a su faceta como periodista para hablar de la precariedad  ética y moral que vive, hoy en día, la profesión.

Para concluir la presentación, y en el turno de preguntas, Isabel San Sebastián ha adelantado que su próxima novela transcurrirá en la cornisa cantábrica, concretamente entre Asturias y Cantabria, y que se centrará más en la historia con minúscula que en la Historia con mayúscula.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*