Menos que cero, Bret Easton Ellis.

Hay muchas formas de elegir un libro. Puedes elegirlo porque conoces al autor y te gusta, porque trata de una temática que te interesa, porque te atrapa su sinopsis, porque alguien te lo recomienda… o puedes elegirlo, simplemente, porque llevas el bolso a tope, te duele el hombro y la novela que tu pareja se ha dejado sobre la mesa del salón es muy fina. Así elegí Menos que cero… ¡Y así me ha ido!

cero

Comprar en Casa del Libro

Sinopsis: Esta es la historia de un joven estudiante que regresa a su casa de Los Angeles para pasar las vacaciones y se reencuentra con su grupo de amigos, punkis dorados, hijos de magnates de Hollywood. FIestas interminables, clubs de rock, rayas de coca y hamburguesas… y el submundo de la pornografía, las snuff movies y la prostitución masculina. Ellis registra la vertiginosa espiral por la que se desliza este grupo de adolescentes que experimentan con el sexo, las drogas y la desolación

El título de esta novela, Menos que cero, resume perfectamente lo que me ha gustado; NADA. Y no es que la temática me haya resultado pesada, o la trama sea aburrida… es que no pasa nada a lo largo y ancho de sus 170 páginas. No son más que un montón de diálogos absurdos sobre drogas (muchas drogas), sexo, fiestas e intento de relaciones que ni son amorosas, ni son de amistad, ni son familiares ni nada de nada. Es un relato confuso que no tiene ni principio ni final. Ellis no profundiza en nada de lo que se cuenta en esta historia, ni en los personajes ni en lo que les ocurre. Es como si contara algunos días sueltos en la vida de un grupo de personas a las que no conoce demasiado bien.

No recomendaría este libro ni a mi peor enemigo. Leerlo ha sido una total pérdida de tiempo.

3 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*