Memorias de una Geisha, Arthur Golden

Se acabó lo bueno… se terminaron las vacaciones y toca volver a la rutina. Pero bueno, para hacerlo más llevadero retomo también la actividad en este blog.

Tengo que admitir que estas vacaciones no he leído demasiado, se me atravesó un libro, La reina descalza de Ildefonso Falcones (que todavía no he terminado), y no me ha dejado avanzar en otras lecturas. Quizá por eso estas vacaciones no me he llevado ningún libro, creo que es la primera vez que me pasa algo así, por eso descubrir en el hotel un rinconcito para el lector ha sido lo mejor del viaje.

El libro elegido para acompañarme en la piscina ha sido Memorias de una Geisha de Arthur Golden. Es un libro al que le tenía muchas ganas pero que, por una cosa o por otra, lo he ido dejando.

memorias-de-una-geisha

Sinopsis: En Memorias de una geisha Arthur Golden abre una ventana a al hermético y misterioso mundo de las geishas de Kyoto, donde la sensualidad y la belleza se dan la mano con la degradación y el sometimiento. Poco antes de su muerte, Sayuri relata a un amigo su atribulada y fascinante vida: cómo, desde una mísera infancia, llegó a convertirse en una de las geishas más famosas del Japón de entreguerras, un país en el que aún resonaban los ecos feudales y donde las tradiciones ancestrales empezaban a convivir con los modos del mundo moderno.

No me extraña que esta historia se haya convertido en un superventas y que hayan hecho hasta la película porque, la verdad es que, sin ser una historia de gran intriga tiene unos personajes muy entrañables. Hace ya unos días que lo terminé y todavía me sorprendo pensando en Sayuri y en Mameha.

Memorias de una Geisha es una historia muy dura que, en ocasiones, me ha costado leer. Reconozco que hay partes en que la vida de esta chica me agobiaba tanto que tenía tentaciones de dejar el libro. Pero también es verdad que el hecho de que contara la historia siendo ya una anciana hacía que todo se relativizara. Es una historia que me ha hecho pensar en todas aquellas cosas que hoy nos parecen graves o importantes pero que a medida que pasa el tiempo se van haciendo pequeñitas.

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*