Los perros duros no bailan, de Arturo Pérez-Reverte

Tras el susto inicial de pensar que no podría disfrutara del Día del Libro por estar trabajando, finalmente pude dar un buen paseo por los puestos de Bilbao y Barakaldo. Tengo que decir que esta edición de San Jorge me ha decepcionado un poco, yo recordaba bastante más libros por las calles. Pero bueno, aún así pude ver varias novelas de las que ya había oído hablar pero que, todavía, no había podido tener en las manos.

De todos los libros que cogí y dejé en los puestos, no puedo comprar todos los que me gustaría, hubo uno que llamó mucho mi atención; Los perros duros no bailan, de Arturo Pérez- Reverte. Hace ya varios días que veo la portada por todas partes, no en vano salió a la venta el 5 de Abril y están plena promoción. Sin embargo, y a pesar de que me encanta Reverte, no había tenido ocasión de ver su sinopsis hasta ayer.

 

Sinopsis: Hace días que en el Abrevadero de Margot, donde se reúnen los chuchos del barrio, nada se sabe de Teo y de Boris el Guapo. Sus colegas presienten que detrás de su desaparición hay algo oscuro, siniestro, que los mantiene alerta. Lo ocurrido no puede ser nada bueno; lo sospechan todos y lo sabe su amigo el Negro, luchador retirado con cicatrices en el hocico y en la memoria. Para él es cuestión de instinto, de experiencia sobreviviendo en las situaciones más difíciles. Eso lo lleva a emprender un peligroso viaje al pasado, en busca de sus amigos.

¡Es una novela negra protagonizada por perros! No he tenido la oportunidad de leer más que la sinopsis pero ya solo con estas líneas me parece una idea muy original. No recuerdo haber leído ninguna historia, que no sean cuentos infantiles, protagonizada por animales. Los perros duros no bailan es una idea arriesgada pero, sin duda, es una idea diferente. No sé cuando tendré tiempo de leerla pero si alguien ya ha podido disfrutarla, por favor, que nos cuente qué le ha parecido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*