Lo que encontré bajo el sofá, Eloy Moreno

Conocí a Eloy Moreno cuando vino a presentar, a Bilbao, El Regalo. La verdad es que es un hombre encantador y muy muy divertido, una de estas personas que te llenan de energía positiva.

“No voy a contar de qué va el libro que sino no lo compráis y yo vivo de esto”, con esta broma comenzaba Eloy Moreno la presentación de “El regalo”.

En su momento me pareció un libro muy interesante y él, un autor de los que merecen ser leídos pero, como siempre, la falta de tiempo hizo que aparcara sus obras en una esquina.

Sin embargo, como sucede muchas veces, no soy yo quien busca las novelas, sino que ellas me buscan a mí y una persona, a la que quiero mucho, me prestó Lo que encontré bajo el sofá. Cómo confío mucho en su criterio le dí prioridad en mi lista de pendientes y, la verdad, es que no tardé nada en terminarlo.

Sofá

Sinopsis: ¿Qué ocurre al mover un sofá? ¿Y al mover una vida?
Quizás encuentres objetos -o personas- que ya habías olvidado, un calcetín que se quedó sin pareja o una pareja a la espera, esquirlas de otra vida… o uno de esos secretos que te obliga a pronunciar la frase que lo cambia todo: “tenemos que hablar” ¿Y si movemos una sociedad? Entonces uno se da cuenta de que vive en un lugar con demasiados gusanos para tan poca manzana. Pero también un lugar donde, al observarnos, descubrimos que somos los primeros en hacer aquello que tanto criticamos.

Y no tardé nada en leerlo por varios motivos. El primero de ellos es que Eloy Moreno escribe de una forma muy ágil, con capítulos muy cortos que le dan mucha velocidad a la novela. El segundo motivo es que la historia engancha desde el principio. Y engancha porque habla de cosas con las que todos nos sentimos identificados, habla de la sociedad en la que vivimos, habla de como somos capaces de ver las cosas que no funcionan pero no les ponemos remedio. Habla, también, de esos momentos en la vida en los que hay que hacer acopio de valor y tomar las decisiones que nos hacen felices para que, cuando echemos la vista atrás, no nos tengamos que arrepentir de aquello que no hicimos por miedo a la incertidumbre.

Es una novela que entretiene y que también hace pensar. Me ha gustado tanto que El Regalo ha ganado puntos en la lista de los pendientes y ya lo tengo sobre una mesa listo para ser leído.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*