Las incorrectas, Paloma Bravo

He pasado de un extremo a otro. Si la semana pasada os contaba que debido al trabajo era incapaz de coger un libro y leer más de dos páginas seguidas, ahora mismo leer es lo único que me ayuda a despejarme y no terminar loca de remate.

Han contribuido a ello dos libros; Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza, que es una novela muy absurda pero maravillosa cuando lo que quieres es olvidarte de un mundo cargado de obligaciones y responsabilidades, y Dime quién soy, de Julia Navarro, que cuenta una historia tan intrigante que no puedo parar de leer.

Este entusiasmo renovado por las novelas ha hecho que sea muy fácil buscar un libro que recomendaros para estos días de piscina y playa, por lo menos si vives de Burgos para abajo porque en Bizkaia vuelven las lluvias hoy. De todos los que he visto me he decantado por Las incorrectas, de Paloma Bravo.

 

Sinopsis: Eva, Cristina, Candela e Inma no tienen nada en común; ni el estado civil, ni la profesión, ni la actitud ante la vida, pero se encuentran en el club de fútbol de sus hijos. Allí, inmersas cada una en su propia crisis vital, descubrirán que la amistad lo puede todo. Vitales, solidarias, disparatadas, rebeldes, sinceras y peleonas se apoyarán y ayudarán como solo saben hacerlo las amigas, y conseguirán gestionar juntas sus complicados alrededores: una niña psicópata, una bloguera furiosa, una hermana narcisista, un ex maravilloso y otro en la cárcel, una película que les cambiará la vida… Eso sí: su forma de hacer las cosas es muy suya: desde el humor y una irremediable incorrección.

Me parece una historia muy de vacaciones. La trama no parece demasiado complicada, así que creo que será fácil de seguir mientras uno se tumba a descansar al sol rodeado de gente que habla y grita. Aunque, si os digo la verdad eso a mí no me molesta demasiado, me distrae más un paisaje bonito que la algarabía de mis vecinos de toalla. El caso es que Las incorrectas me ha parecido una novela muy fresca con pinta de hacer reír al lector.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*