Las cenizas de Ángela, Frank McCourt

Siempre que escucho hablar de Las cenizas de Ángela se me viene a la cabeza una gran amiga de la infancia a la que, en alguna ocasión, escuché decir que es un libro que le había gustado mucho. Hace muchos años que me pasa esto y, por lo tanto, hace muchos años que esta novela estaba en mi lista de pendientes pero, por una cosa o por otra, no lo terminaba de leer.

Al igual que me ha ocurrido con otras lecturas ha sido gracias al Reto de 2017 que, por fin, he conseguido abrir esta novela. Necesitaba un libro escrito por un premio Pulitzer y, cuál fue mi sorpresa, al descubrir entre los libros que me acaba de regalar un amigo que Las cenizas de Ángela estaba entre ellos. No me lo podían haber puesto más fácil, la verdad.

Reto 2017

Una vez terminada la lectura tengo que admitir que mi amiga tenía razón; es una gran novela. La historia que cuenta es muy dura, que duda cabe, pero el hecho de que la cuente un niño pequeño le da ese toque de ternura y de alegría infantil que ha logrado sacarme una sonrisa en muchas ocasiones.

Sinopsis: La novela cuenta la infancia del propio autor, Frank McCourt, desde su nacimiento en Brooklyn en 1930, como primer hijo de Malachy y Ángela McCourt. La vida no era fácil en aquella época, años 30 y 40, y el libro la narra con crudeza. La familia McCourt vive en una casa minúscula en una calleja sucia, con una sola bombilla y conviviendo con chinches y pulgas. Malachy, vago y alcohólico, no logra mantener ningún trabajo, y cuando lo consigue es sólo para poder comprar más alcohol. Así, la familia se ve obligada a vivir de la caridad, subsistiendo principalmente a base de té y pan.

La valoración de la novela es muy positiva y si alguien todavía no la ha leído, es una lectura muy recomendable. Eso sí, hay que estar concienciado de que la historia que se va a descubrir es realmente dura. Es un libro que te saca más de una lágrima. Sobre todo si tenemos en cuenta que narra una historia real.

La novela, que cuenta la propia vida del autor, termina cuando este cumple 19 años y parte hacia los EEUU. Lógicamente, la historia no termina ahí y McCourt sigue contando sus desventuras en otra novela titulada Lo es. No la he leído pero la crítica no la pone tan bien como a Las cenizas de Ángela. Dónde las opiniones del público si han sido más generosas ha sido en El profesor, otra obra autobiográfica dónde el autor cuenta sus vivencias como docente. No puedo prometer que vaya a leer estos dos títulos, tengo demasiados libros pendientes, pero si finalmente los leo os contaré qué me han parecido. Hasta ese momento podéis dejar aquí vuestras impresiones para animar, o no, a otros lectores.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*