Largo pétalo de mar, Isabel Allende

Me pasa una cosa con Isabel Allende. He leído varias novelas suyas, como La casa de los espíritus o Hija de la Fortuna, y me han gustado mucho, pero creo que terminé empachada. Tanto es así que no he vuelto a coger un libro suyo hace siglos.

Quizá por eso, porque la tengo bastante abandonada, hoy me ha dado al ojo Largo pétalo de mar. Además, estoy yo últimamente muy a tope con las historias que hablan de la Guerra Civil Española, y eso que es un tema que durante mucho tiempo tampoco me llamaba la atención como fondo de novelas.

 

Sinopsis: En plena Guerra Civil Española, el joven médico Víctor Dalmau, junto a su amiga pianista Roser Bruguera, se ven obligados a abandonar Barcelona, exiliarse y cruzar los Pirineos rumbo a Francia. A bordo del Winnipeg, un navío fletado por el poeta Pablo Neruda que llevó a más de dos mil españoles rumbo a Valparaíso, embarcarán en busca de la paz y la libertad que no tuvieron en su país. Recibidos como héroes en Chile -ese largo pétalo de mar y nieve, en palabras del poeta chileno-, se integrarán en la vida social del país durante varias décadas hasta el golpe de Estado que derrocó al doctor Salvador Allende, amigo de Victor por su común afición al ajedrez. Víctor y Roser se encontrarán nuevamente desarraigados, pero como dice la autora: si uno vive lo suficiente, todos los círculos se cierran.

Este año ya he leído a la autora que me correspondía con la letra A, así que Isabel Allende tendrá que esperar todavía unos meses para que retome su obra. Pero reconozco que cada vez me entran más ganas de hacerlo. Siendo verdad que terminé un poco cansada de sus tramas, reconozco que es capaz de engancharme con sus historias y, por lo general, empatizo bastante con sus personajes. Hasta el punto de que, muchas veces, les acabo echando de menos cuando llego a la última página de los libros.

No sé si cuando vuelva a sus novelas lo haré con Largo pétalo de mar o cualquiera de las muchas que ha ido publicando mientras yo me dedicaba a otros autores, pero sin duda que no tardaré demasiado en coger alguno de sus libros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*