La Reina del Sur, Arturo Pérez-Reverte

Cada vez que tengo que elegir una nueva lectura me ocurre lo mismo, son tantos los libros sin leer que tengo en las baldas que nunca sé cuál coger. Así que últimamente me decanto por las recomendaciones que me hace Azahara y en esta ocasión le tocó el turno a La Reina del sur, de Arturo Pérez-Reverte.

Sinopsis: Sonó el teléfono y supo que la iban a matar. Lo supo con tanta certeza que se quedó inmóvil, la cuchilla en alto, el cabello pegado a la cara entre el vapor del agua caliente que goteaba en los azulejos. Bip-bip. Se quedó muy quieta, conteniendo el aliento como si la inmovilidad o el silencio pudieran cambiar el curso de lo que ya había ocurrido. Bip-bip. Estaba en la bañera, depilándose la pierna derecha, el agua jabonosa por la cintura, y su piel desnuda se erizó igual que si acabara de reventar el grifo del agua fría. Bip-bip. En el estéreo del dormitorio, los Tigres del Norte cantaban historias de Camelia la Tejana. La traición y el contrabando, decían, son cosas compartidas.

No soy un apasionado de las historias de narcotraficantes que en los últimos años se han puesto tan de moda, es más, aún no he sido capaz de ponerme a ver Narcos y sigue en la lista de favoritas. Así que cogí el libro fiándome de Azahara y pensando que lo leído hasta ahora de Pérez-Reverte me había gustado.

¡Y lo cierto es que me ventilé el libro en menos de una semana y no estaba de vacaciones!

Me ha gustado mucho ese estilo que combina la experiencia del escritor, que cuenta cómo se documenta e investiga la vida de Teresa Mendoza, con la propia historia de la protagonista. Además, no me parece una novela de narcos más. La Reina del Sur narra las vivencias de una mujer mexicana que ve como, sin ella buscarlo, el narcotráfico impregna toda su vida. Una huida precipitada para salvar el pellejo, la trae a España, donde rehace su vida convirtiéndose en la cabeza de todo un entramado que tuvo en jaque a las autoridades y consiguiendo el respeto en ambos lados de la Ley y del Atlántico. Si no lo habéis leído os lo recomiendo.

Ramón Sánchez.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*