La isla del Sena, de Paco F. Moríñigo

La verdad es que no sé muy bien como abordar la reseña de La isla del Sena, de Paco F. Moríñigo. No me gusta hacer críticas negativas sobre el trabajo de los demás. No me cabe la menor duda de que el autor de esta novela ha realizado una gran labor de documentación y de redacción para que este libro consiga ver la luz pero, a mí no me ha gustado.

La isla del Sena cuenta varias historias; quizá las dos más importantes sean la de Raquel y la de Joseba. La primera de las protagonistas es la agregada cultural en la embajada española de Bélgica. Esta mujer, está buscando inspiración para escribir una novela y su trabajo de investigación la lleva a involucrarse con los turbios asuntos de un colegio elitista con sede en este país. Joseba, por su parte, está comenzando a escribir su tesis doctoral. Ha decidido que el tema de la misma será la financiación de las guerras Carlistas españolas por parte de diferentes organismos y asociaciones internacionales. Los pasos de Joseba y de Raquel, aunque por motivos diferentes, acaban teniendo una misma dirección. Algo pasa en el colegio Saint-Michel de Bruselas.

 

Sinopsis: La agregada cultural de la embajada de España en Bruselas, en busca de un tema para su primera novela, escucha casualmente unas extrañas confesiones sobre el turbio pasado del Collège Saint-Michel, donde la presencia de los poetas Verlaine y Rimbaud en el siglo XIX arrastró a un grupo de alumnos a la depravación. Los jesuitas que regían el colegio decidieron tapar el escándalo mediante la extorsión a sus familias, empleando los fondos recaudados en oscuros propósitos. La agregada intuirá que el chantaje llega hasta la actualidad.
Una trama antigua que llega hasta nuestros días Un estudiante de doctorado en la Universidad del País Vasco decide hacer su tesis sobre la financiación internacional del carlismo. Su investigación en viejos archivos olvidados de La Rioja y del Suroeste de Francia lo conduce también al Collège Saint-Michel. Descubrirá que a través del colegio se han venido financiando en los últimos ciento cincuenta años movimientos reaccionarios en todo el mundo. El dinero, en este caso, procederá de gobiernos y de instituciones secretas próximas al Vaticano. La agregada y el estudiante se verán absorbidos por una trama trepidante que devorará a los actuales rectores del Collège, atrapados entre la violencia de un grupo de fundamentalistas católicos y su propio compromiso de apoyo a la teología de la liberación en las repúblicas americanas.
Hechos y personajes reales Un antiguo caso de abusos y una agresión sexual reciente vertebran este relato en el que se mezclan personajes y hechos reales como el papa Francisco,el general Perón o el atentado islamista del Bataclan con otros personajes y situaciones a medio camino entre la verosimilitud y el delirio.

Cuando leí la sinopsis de la novela, antes de empezar a leerla, pensé : muchas cosas quiere contar este autor en tan poco espacio. Y mi primera intuición fue acertada. La historia de La isla del Sena quiere abarcar tanto que, al final, a penas cuenta nada.

Para empezar, la conexión entre la historia de Raquel y la de Joseba a penas sí existe. Es decir, no resultan necesarias la una para entender la otra. Son dos personas que se topan buscando información en la misma fuente pero, ni buscan lo mismo ni tiene nada que ver una trama con la otra. Esta ha sido una de las cosas que más me ha defraudado de este libro. He estado esperando hasta el final para encontrar esa pieza que da explicación a todo, pero no existe.

Otra de las sensaciones que me ha dejado La isla del Sena es que todo pasa sobre el papel. Todos los acontecimientos importantes se explican en los documentos que van pasando de una mano a otra pero, en la acción que se narra, no se crea suspense ni emoción. No es la típica novela que no puedes dejar de leer porque no puedes irte a dormir sin saber qué pasa a continuación.

Y, por último, quizá lo que menos me ha gustado y lo que ha hecho que la historia no me haya enganchado es la cantidad de explicaciones económicas que se dan a lo largo de la novela. Sin duda, el texto demuestra que el autor tiene un gran conocimiento sobre derecho financiero y sobre cómo está montado el mundo de los negocios pero las explicaciones son demasiado técnicas, al menos para mí. Ese lenguaje tan específico sobre el sector financiero me ha sacado totalmente de la historia. Han sido pasajes que he leído rápido y sin demasiado interés. Si tenemos en cuenta que la clave de toda la trama está, precisamente, en esos documentos, pues tenemos una lectura con la que no he terminado de conectar.

Personalmente no recomendaría la lectura de esta La isla del Sena. No es que sea mala, simplemente a mí no me ha dicho nada. Pero, como todo, para gustos se hicieron los colores.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*