Una columna de fuego, de Ken Follet

El año 2017 debí de ser una niña muy muy buena porque los Reyes Magos me trajeron una cantidad ingente de regalos. Entre ellos; Una columna de Fuego, de Ken Follet. Y es que sus Majestades de Oriente, que son muy listas, ya sabían que este año me he propuesto ir avanzando en todas las sagas que tengo por ahí pendientes. Lo ideal sería poder terminarlas pero me temo que eso será imposible. Y una de ellas es, precisamente, la que comienza con Los Pilares de la Tierra y termina, hasta el momento, con Una columna de Fuego.

Reto literario 2.018

Hace ya muchos años que leí Los Pilares de la Tierra y hace muchos años también que leí Un mundo sin fin. La verdad es que, si bien recuerdo que fueron dos historias que me gustaron mucho, a penas sí me acuerdo del final que corrieron sus personajes. Lo que sí recuerdo muy bien, porque es algo que me pasa con todas las novelas de Ken Follet, es que, cuando las terminé, se me quedó como una sensación muy grande de vacío en mi interior. En las tres novelas que componen la saga el lector acompaña a los protagonistas desde su infancia hasta que mueren y, cuando la novela termina, a mí, se me queda una sensación de pérdida en la boca del estómago. Realmente les llego a echar de menos.

Respecto a las novelas anteriores, hace ya varios meses que escribí una pequeña reseña sobre ellas, así que, no voy a repetirme más, os dejo el enlace por si tenéis ganas de volver a leerla.

Una columna de fuego, Ken Follet

Del que sí os voy a hablar es del último libro; Una columna de fuego. Escribí el post que os he enlazado cuando me llegó la noticia de que se iba a publicar la tercera parte de la saga. Como me suele pasar en estos casos, tuve la tentación de leer los dos primeros libros antes de ponerme con el tercero. Sabía, por experiencias anteriores, que no era necesario empezar la historia desde el principio porque las tramas que se cuentan en estas tres novelas son independientes unas de otras. En las novelas se hace alguna referencia a los protagonistas de las novelas anteriores nombrando sus legados en la ciudad pero las tramas no tienen nada que ver unas con otras.

Sinopsis: La historia arranca en el año con la llegada de Isabel I al trono de Inglaterra. Es un momento decisivo en la historia porque toda Europa se vuelve en contra de ella dando legitimidad a Maria Estuardo. En esta época convulsa de intrigas y traiciones un joven vuelve a sus orígenes en Kingsbridge para descubrir lo que es sufrir por amor. Allí, la vieja catedral contempla con amargura la división de lo que fue una ciudad unida.

Como decía al principio, en Una columna de Fuego el eje central sigue siendo la ciudad de Kingsbridge que continúa su desarrollo a la sombra de su imponente catedral. Aunque, creo, que en esta novela se viaja más que en las anteriores. No en vano, también se narran las guerras de religión que se levantaron por toda Europa entre católicos y protestantes. Por supuesto, esta parte de la historia se cuenta de forma novelada y el punto central de la trama es totalmente ficticio. Sin embargo, siempre me ha parecido que las novelas de Ken Follet son una buena manera de acercase a la historia de Europa. Creo que son una buena forma de despertar la curiosidad sobre los acontecimientos reales que han tenido lugar a nuestro alrededor y que siguen marcando nuestras vivencias actuales.

Me encantaría que Ken Follet siguiera escribiendo esta saga hasta nuestros días. Algo así como un Cuéntame de la historia de Europa. Yo, desde luego, las seguiría leyendo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*