Javier Sierra, del Triángulo de las Bermudas al Premio Planeta

Me encanta la Feria del Libro de Bilbao. En realidad, me encantan todas las ferias del libro pero esta es de las más grandes que me pilla cerca y eso me permite acudir a muchas de las actividades que se organizan a su alrededor. Una de esas actividades ha sido la conferencia que Javier Sierra ofreció ayer en la biblioteca de Bidebarrieta y en la que nos contó cómo se hizo escritor y qué enigmas son los los que intenta desentrañar en sus novelas.

Javier Sierra, periodista

A Javier Sierra le gusta contar historias, le ha gustado siempre. Pero confiesa que si tuviera que elegir el momento en el cuál tuvo claro que quería ser periodista, ese momento sería sin duda las vacaciones que pasó con su familia en Barcelona. En ese viaje, un Javier Sierra de nueve años descubrió en el Barrio de Gracia un bazar de artículos electrónicos dónde se enamoró de un casette Sanyo con micrófono incorporado. Con tanta insistencia lo deseó que sus padres no tuvieron más remedio que comprárselo. Con ese casette, que no era ni stereo, Javier Sierra grabó sus primeros programas de radio.

Poco después llegó la radio de verdad. Con doce años, la clase  de Javier Sierra fue invitada a participar en un programa infantil que se emitía en las ondas. En un momento dado, la conductora del programa le pidió al escritor que dedicara una canción a través del micrófono. Sin duda Javier Sierra no iba a dejar escapar esa oportunidad y pasó de la dedicatoria para contar una historia apasionante sobre el Triángulo de las Bermudas. Pero su historia era larga y el tiempo en el aire limitado, así que no pudo terminar su explicación. A la dirección del programa no le quedó más remedio que volver a contactar con aquel pre-adolescente para que volviera a la emisora y desvelara el desenlace de aquella historia. Javier Sierra comenzó a ser un habitual de aquel programa hasta que, un día, le ofrecieron presentarlo. Desde los doce hasta los quince años, Javier Sierra fue el maestro de ceremonias de aquel programa infantil. Le había picado el gusanito de la radio y ya no había vuelta atrás.

Con estos antecedentes, no es de extrañar que a la hora de elegir una profesión el autor lo tuviera claro. No había nada que elegir, él ya era periodista.

Javier Sierra, escritor

Javier Sierra se hizo periodista para contar historias. De ahí a convertirse a escritor solo había un paso. Lo hizo de muy joven, quizá porque con veintitantos ya llevaba más de diez años de profesión y necesitaba nuevos retos. Si a la radio entró con una historia sobre el Triángulo de las Bermudas, en el mundo literario se sumergió de la mano de los OVNIs.

Roswell: secreto de Estado

Para comprender la creación de este libro hay que retroceder hasta los años 80. Durante esta época fueron muy frecuentes los testimonios de personas que afirmaban haber tenido alguna experiencia con los extraterrestres. Este asunto tenía fascinado a Javier Sierra. Tanto es así que en el año 91, con veinte años, se las ingenia para que una revista le contrate para hacer un reportaje sobre lo ocurrido en el año 1947 en Roswell dónde, al parecer, se produjo un choque de una nave alienígena con la tierra. Javier Sierra logró hablar con muchas de las personas que habían vivido aquella experiencia y tuvo la oportunidad de escuchar historias increíbles.

Así llegamos a 1995 y la fiebre de Roswell vuelve a renacer. En este año se publica una filmación con lo que, se suponía, era la autopsia de uno de los seres que se encontraron en Nuevo México. Todo resultó ser un montaje pero la moda de los OVNIs volvió con toda su fuerza y Sierra tenía cantidad de información sobre el tema.

 

Roswell: secreto de Estado tuvo tanto éxito que a día de hoy se sigue editando. Sin duda, Javier Sierra entró en el mundo editorial por la puerta grande, no es de extrañar que siguiera contando historias.

La España extraña

Tras el éxito de Roswell: secreto de Estado, la editorial propuso a Javier Sierra que iniciará algún otro proyecto. Por aquel entonces él estaba viajando bastante por España y, junto a Jesús Callejo, se le ocurrió que podrían escribir sobre historias de difícil explicación ocurridas en nuestro país. Y los OVNIs vuelven a salir a la palestra.

 

Y es que Javier Sierra nos ha explicado en esta conferencia, para sorpresa y estupefacción de todos, que en el escudo de Teruel aparece un OVNI. Según ha contado, en 1171, Alfonso II de Aragón estaba intentando recuperar la ciudad de Teruel. Para ello se estaba llevando a cabo una dura operación de aislamiento de la urbe. El sitio comenzaba a hacerse largo y las tropas ya empezaban a desanimarse cuando una señal divina les dio fuerzas para continuar. Esta señal no era otra que un toro que, en la noche, caminaba sereno por el prado mientras una luz en el cielo lo acompañaba en el paseo. Las luces que viajan por el cielo, en palabras de Sierra, solo pueden ser o la estrella del portal de Belén o un OVNI, y no tiene claro que sean dos cosas diferentes. Tras la aparición de aquella señal la ciudad de Teruel fue tomada por Alfonso II y la imagen fue inmortalizada en el escudo de la ciudad.

Esta y otras historias son las que se cuentan en La España Extraña. A estas alturas, la fijación de Javier Sierra por los suceso extraños empieza a ser preocupante.

La Dama Azul

En 1998, año en el que se publicó La Dama Azul, Javier Sierra ya era un escritor de éxito. Sin embargo, no fue hasta este año que se animó con una novela. Una novela, además, que le trajo a Bilbao en numerosas ocasiones, ya que uno de los mayores expertos en esta historia reside en nuestra provincia.

 

Sinopsis: Un misterio histórico español pondrá en guardia a un periodista, a una espía de los servicios de inteligencia norteamericanos y a un selecto colectivo de la curia vaticana, y los enfrentará en una carrera por controlar una información que podría minar la fe de millones de cristianos. El enigma arranca en América, en 1629, cuando los franciscanos alcanzan por primera vez la entonces provincia de Nuevo México y descubren que alguien se les ha adelantado. Los indios, que se bautizaron masivamente a su llegada, les hablaron de una misteriosa Dama Azul que durante meses les preparó para aquel encuentro. El papa Urbano VIII y el rey Felipe IV ordenaron investigar el caso y concluyeron que la misteriosa Dama no fue sino una monja de clausura soriana, sor María Jesús de Ágreda, que, sin abandonar jamás su celda, fue capaz de manifestarse a más de diez mil kilómetros de distancia. ¿Cómo lo hizo? La fiebre por apoderarse del secreto de la monja, la existencia del Cronovisor, un ingenio desarrollado en tiempos de Pío XII en Roma para recuperar imágenes y sonidos del pasado, y las dudas de una mujer atrapada entre su trabajo para el Departamento de Defensa de los Estados Unidos y sus extrañas visiones confluyen en una novela que le cortará la respiración. Hay personas que pueden estar en dos lugares a la vez. La fórmula es un secreto.

Con esta novela Javier Sierra regresa a aquel niño de nueve años que quiere explicar qué pasa en el Triángulo de las Bermudas. Porque un misterio semejante es el que se plantea en esta historia. ¿Cómo pudo una monja evangelizar a nadie a más de 10.000 Km de distancia sin Skype, ni Twitter, ni nada? Si eso no es un misterio…

El secreto egipcio de Napoleón

A estas alturas ya nos hemos dado cuenta de que Javier Sierra lleva treinta años escribiendo las historias que nacieron en su cabeza cuando apenas contaba con diez. Para explicar El secreto egipcio de Napoleón hay que volver a los años 80. Durante esta época, Javier Sierra tenía la costumbre de gastar su paga semanal en las revistas del quiosco. De esta manera descubrió la entrega por fascículos de la colección Antiguas Civilizaciones. Solo le llegó para adquirir el primero de ellos, el que siempre venden más barato. Este primer ejemplar hablaba de Egipto y sus misterios. Sierra apenas había tenido contacto con la historia de este país, pero está le fascinó tanto que comenzó a leer sobre el tema.

 

En 1995, por fin, consigue un billete para El Cairo y se pasa unas vacaciones viendo, in situ, todo aquello sobre lo que tanto había leído. Pero su obsesión sigue creciendo y visita el país tres veces en menos de seis meses. En esos viajes hace amigos que le dan la oportunidad de emular a Napoleón y pasar la noche en la Gran Pirámide.

Cuando Napoleón, tras pernoctar en aquel mágico lugar, vuelve a reunirse con sus tropas, sus soldados de confianza le preguntan por la experiencia. Napoleón tan solo responde con una frase; Aunque os lo contara, no os lo creeríais. Así que nunca lo contó. Así nace El secreto egipcio de Napoleón. Ya que él jamás desveló nada sobre su experiencia, Javier Sierra tuvo que pasar allí también la noche para explicarnos qué es lo que se siente.

La cena secreta

Admite Javier Sierra de uno de sus defectos es que cuando se interesa por algún tema, ese interés llega a convertirse en obsesión. Le ocurrió con los OVNIs y también con Da Vinci, en concreto, con el cuadro de La última cena.

 

Sinopsis: Enero de 1497. La corte papal de Alejandro VI recibe una serie de cartas anónimas en las que se denuncia a Leonardo Da Vinci por herejía en su Última cena. Fray Agustín Leyre, inquisidor dominico experto en la interpretación de mensajes cifrados, es enviado sin demora a Milán para supervisar los trazos finales que el maestro está dando a la obra y tratar de descifrar la clave que se esconde en la última de las cartas recibidas.

La cena secreta ha hecho de Javier Sierra el primer, y único, autor español que ha aparecido en el Top Ten de la lista de Best Sellers del New York Times en el 2006.

El fuego invisible

Hay muchas más obras en el haber de Javier Sierra. Sin duda todas igual de interesantes y de apasionantes. Pero podríamos estar todo el día hablando de sus libros y no terminaríamos de escudriñar todos sus secretos. Por eso, en la conferencia, hubo que saltarse alguno para llegar hasta el Premio Planeta.

Desde aquel Triángulo de las Bermudas que lo convirtió en presentador de radio, Javier Sierra siempre ha querido desvelar algún gran misterio con sus historias. En El fuego invisible, ese gran misterio no es otro que el Santo Grial. Para comenzar a documentarse sobre este sagrado objeto, el autor acudió a la Biblia para ver qué es lo que en ella se decía sobre él. Casi se cae de la silla al comprobar que en las Sagradas Escrituras no se escribe, ni una sola vez, la palabra Grial.

Hay que esperar más de mil años hasta que un juglar francés utiliza por primera vez este término y lo hace para referirse a un cuenco que lleva una anciana y del que salen reflejos de luz. Nada que ver con el vaso que utilizó Jesús en la última cena. Este hecho hace todavía más interesante, si cabe, la búsqueda del Santo Grial, ya que es posible que no exista y que Jesús usara un vaso de cristal normal y corriente que después se lavó y se guardó con los demás.

 

Sinopsis: David Salas, un prometedor lingüista del Trinity College de Dublín, se encuentra, después de aterrizar en Madrid para pasar sus vacaciones, con Victoria Goodman, una vieja amiga de sus abuelos y con su joven ayudante, una misteriosa historiadora del arte. Ese hecho trastocará sus planes y lo empujará a una sorprendente carrera por averiguar qué ha sucedido con una de los alumnos de la escuela de literatura que regenta lady Goodman. Para su sorpresa, la clave parece esconderse en el mito del Grial y su vinculación con España. Remotas iglesias románicas de los Pirineos, colecciones de arte en Barcelona, libros antiguos y extraños códigos en piedra se alinean en una trama llena de intriga que nos hará pensar sobre el origen de toda inspiración, literatura y arte verdaderos.

Exista o no, la verdad es que a lo largo de la historia muchos han sido los que han buscado, sin éxito, el Santo Grial. Javier Sierra ha sido uno de tantos. En su camino, no ha encontrado nada similar a un cuenco sagrado, pero sí se ha topado con otros buscadores. Entre ellos, Sierra ha nombrado Unamuno que se desplazó hasta San Juan de la Peña siguiendo los pasos del sagrado objeto. No encontró nada, pero escribió un artículo sobre ello en el diario El Sol.

 

Javier Sierra se ha descubierto en esta conferencia como un hombre muy simpático y agradable que cuenta, con humildad, cómo ha llegado a ser uno de los autores más importantes de nuestro país y el único en aparecer en ese Top Ten de Best Sellers del New York Times. No tengo tiempo para leer todo los libros que me gustaría, pero Javier Sierra, sin duda, es un autor para tener muy en cuenta.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*