Historia del Ratoncito Pérez

Hoy he visto una imagen en Twitter que me ha dado una idea para esta sección, que ya trasciende de lo meramente lingüístico. Se trata de una fotografía de la placa que el Ayuntamiento de Madrid colocó, en su día, en la puerta de la residencia del Ratoncito Pérez. Según reza en ella el creador de este personaje fue el Padre Coloma. Aunque, al parecer, el religioso se basó en un cuento anterior para escribir su historia.

A día de hoy no creo que haya un solo niño que no sepa quien es el Ratoncito Pérez. Es posible que este simpático roedor se haya colado debajo de todas las almohadas de este país para dejar un regalo a cambio de algún diente. Sin embargo, es probable que los más pequeños no sepan que este personaje es el protagonista de un cuento que escribió el Padre Luis Coloma para el Rey niño Alfonso XIII.

Con la historia inventada por este religioso, para calmar los ánimos de su Majestad tras el disgusto de perder un diente, el Ratoncito Pérez se ganó este apellido tan español. Pero, lo cierto, es que el origen de este sabio roedor tiene como escenario Francia.

La primera mención que se conoce acerca de un ratón que se esconde debajo de las almohadas tiene lugar en el cuento La Bonne Petite Souris, El Buen Ratoncito, creado por la Baronesa d’Aulnoy. Esta historia infantil está protagonizada por un hada que se transforma en un roedor para ayudar a derrotar a un malvado rey. Para ello se ve obligada a ocultarse bajo la almohada del monarca que, tras su visita, pierde todos los dientes.

Esta historia sería también el origen del Hada de los dientes que es quien visita a los niños anglosajones, en lugar del Ratoncito Pérez.

Por lo tanto, a pesar de estar empadronado en Madrid, lo cierto es que el Ratoncito Pérez es nacido en Francia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*