Hijos del fútbol, Galder Reguera

Hijos del fútbol, de Galder Reguera es un relato que trata principalmente sobre la vida. Mediante pequeños fragmentos reflexiona sobre distintas cuestiones y las va acompañando de recuerdos y anécdotas vividas. Todo esto lo hace con el fútbol como eje vertebrador de la historia pues la pasión con la que el autor ha vivido toda la vida este deporte empieza a verla reflejada en su hijo mayor, que tan solo cuenta con 5 años.

No penséis que Hijos del fútbol es un libro solo para futboleros, creo que también lo disfrutarán quienes no lo sean. Galder Reguera enfoca de manera fantástica esas dudas, miedos, alegrías y sorpresas que debe traer la paternidad y que te retrotraen a tu propia niñez. Una pasión por el fútbol que ha mamado pero también por un club, el Athletic de Bilbao del que su abuelo fue directivo y él responsable de su Fundación.

 

Sinopsis: Hijos del fútbol es el relato de una pasión desbordada, la de un padre hincha que teme estar contagiando a sus hijos el virus incurable que le transmitió su abuelo, y una reflexión sobre la globalización del fútbol, sus valores y sus sombras. Escritas a modo de diario, sus páginas relatan la vibrante y emotiva historia de un individuo asaltado por dudas existenciales cuando descubre que el mundo de su hijo mayor está cada vez más condicionado por un balón y unos colores. El lector, mientras tanto, recuerda sus sueños infantiles de goles imposibles. Las vivencias del niño evocan en el padre la época en que él anhelaba convertirse en futbolista y cómo aquel sueño se truncó. Los partidos del patio del colegio se alternan con las visiones del  estadio, y los nombres de futbolistas se mezclan con los de escritores; muchos han contribuido a crear el mito y alimentar la pasión: Albert Camus y Carlos Gurpegui, Eduardo Galeano y Miguel Sola, Juan Villoro y Osvaldo Ardiles, Nick Hornby y Éric Cantona… Ahora se les une otro escritor apasionado, Galder Reguera, que quiso ser jugador del club que él y su familia llevan en el corazón y que con estas páginas añade otro eslabón a la cadena de los grandes libros de fútbol.

Y no puedo negar que a mí, un apasionado de este deporte, pero sin llegar a obsesión, me ha encantado. Me ha hecho recordar tantísimos  años jugando al fútbol y rememorar mil y un anécdotas que tenía en algún rinconcito de mi mente y en las que hacía mucho que no pensaba. Además me he sentido reflejado en muchos de sus pasajes. Pero si me quedo con algo es con la ternura que describe los momentos y reflexiones que le generan las situaciones que vive su hijo.

En definitiva, Hijos del fútbol no es un simple libro de balompie. Es un conjunto de profundos sentimientos hechos palabras en torno a la esencia de un deporte que hoy día tiene muchas caras.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*