Estoy de Rodríguez, ¿De dónde viene esa expresión?

Tras todo un año entero en paro no se me ocurre otra cosa que ponerme a trabajar en el mes de Junio. Doce meses metida en casa para, en verano, no poder irme a ningún sitio. Así soy yo, y así hay que quererme. Pero soy buena persona, por eso, el hecho de que yo esté castigada sin vacaciones no significa que Ramón también tenga que estarlo. Ha trabajado muy duro durante todo el año y se merece un descanso. Así que él se ha ido a pasar unos días al sur y yo, me he quedado de Rodríguez. Pero ¿quién era ese Rodríguez y por qué siempre se quedaba solo en casa?

El origen de esta expresión hay que buscarlo en los años 60 y 70 del siglo pasado, durante el boom del turismo en España. En aquella época las familias comenzaban a salir de vacaciones en verano, abandonando las ciudades para acudir, sobre todo, a las zonas de playa. Como reflejo de los cambios en los hábitos de la sociedad, el cine español empezó a estrenar películas basadas en las aventuras y desventuras de estas familias; tanto las que se iban como en las que se quedaban. Pero ¿Por qué Rodríguez?

La culpa la tuvo El cálido verano del Señor Rodríguez, una película protagonizada por José Luís López Vázquez y dirigida por Pedro Lazaga. El film contaba las ocurrencias de Pepe Rodríguez, un hombre que se quedaba todo el verano trabajando en la oficina mientras su mujer y sus hijos se iban a pasar unos días a la playa. En una época donde muy pocas mujeres trabajaban fuera de casa, era muy habitual que, en los meses de verano, los maridos se quedaran en la ciudad, trabajando, mientras que ellas se iban con los niños. Por lo tanto, había muchos Rodríguez que aprovechaban esos días para desmadrarse un poco.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*