Esto parece el coño de la Bernarda

No se sabe a ciencia cierta quien era Bernarda ni porque se organizaba tanto follón en sus partes pudendas. Decimos que algo parece el coño de la Bernarda cuando en algún lugar o sobre alguna situación se forma mucho barullo porque cada uno dice una cosa diferente pero, ¿De dónde viene esta expresión?

La búsqueda del origen de este dicho, en sí misma, también parece el coño de la Bernarda porque existen multitud de teorías, muchas de ellas sin ningún fundamento. De entre todas, la que más plausible parece es la que dice que la tal Bernarda era una santera, que algunos sitúan en Granada y otros en Ciudad Real, no se sabe si de origen musulmán o cristiano, que curaba a los enfermos dejándose tocar su sexo.

Otras teorías, aunque menos fiables, apuntan a que se trataba de una prostituta, que algunos localizan en Sevilla pero otros la llevan hasta Marruecos para dar servicio a los soldados de la Guerra del Rif. El caso es que estaba tan solicitada que su coño no tenía ni un minuto de descanso.

Pero de todas, la historia más rocambolesca es la que habla de que la tal Bernarda era una mujer a la que se la habría aparecido San Isidro labrador. Según cuenta esta hipótesis, años después del fallecimiento de esta mujer se procedió a desenterrar su cuerpo, no se sabe muy bien el motivo, pero el caso es que cuando sacaron a la luz sus restos los allí presentes se dieron cuenta de todo el cuerpo estaba descompuesto menos sus partes pudendas. Pero eso no es lo mejor, para rizar el rizo, como se hace con cualquier otra reliquia, la Iglesia lo guardó en un relicario para que fuera venerado por fieles y peregrinos. Esta última opción no se encuentra debidamente documentada y todo indica que se trata de una leyenda que poco tiene de realidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*