Escritos en el agua de Paula Hawkins

Había visto la portada de Escritos en el agua, de Paula Hawkins, hasta en la sopa. Por eso, cuando la encontré en la sección de la letra H de la biblioteca, no me lo pensé. Esta obra sería la elegida para cumplir con la autora de parte del abecedario.

No voy a decir que me arrepienta de esa decisión, porque me parecería ser demasiado drástica, pero sí debo admitir que Escritos en el agua no pasará a la historia por ser el mejor libro que he leído nunca. Más bien se trata de una novela del montón. Lo suficientemente entretenida como para no dejarla sin acabar, pero no tanto como para engancharme a su trama.

 

Sinopsis: Pocos días antes de morir, Nel Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono, ignoró sus súplicas de ayuda. Ahora Nel está muerta. Dicen que saltó al río. Y Jules se ve arrastrada al pequeño pueblo de los veranos de su infancia, un lugar del que creía haber escapado, para cuidar de la adolescente que su hermana deja atrás. Pero Jules tiene miedo. Mucho miedo. Miedo al agua, miedo de sus recuerdos enterrados largo tiempo atrás, y miedo, sobre todo, de su certeza de que Nel nunca habría saltado…

Me costó bastante entrar en la historia. Bueno, para ser sincera, me costó unas cuantas páginas averiguar qué pretendía contar la autora. La novela está contada desde la perspectiva de varios de sus personajes, alternando cada uno de ellos en un capítulo diferente. Esto provocó que durante los primeros cinco o séis tan solo hubiera leído historias inconexas basadas personajes de cuyas vidas no conocía nada todavía. La verdad es que ahí ya me dí cuenta de que no me iba a entusiasmar la historia.

Me cuesta poco entrar en los libros. En muchas ocasiones las primeras páginas son las que van poniendo en situación al lector y la trama coge velocidad y aumenta su intriga cuando se avanza un poco en ella. Pero un poco, si pasada la página 100, en una novela de unas 500, todavía no sé qué me quieren decir, mi interés decae. No sé si a vosotros os ha pasado lo mismo.

Por otra parte, y aviso que aquí hay SPOILER, el suicidio de la joven que motiva el resto de acontecimientos no tiene ni pies ni cabeza. Y ahora sí que va el SPOILER, es una adolescente de unos 15-16 años que inicia una relación con uno de sus profesores que ya ha cumplido los 30. Como esa relación no es legal y puede acarrear serios problemas al hombre, ella en lo que considera un acto heroico acto de amor por él decide suicidarse para protegerlo. ¿En serio? Vale que con esa edad igual uno todavía no piensa con claridad pero no entiendo qué pretendía conseguir. No solo no le protegió de nada sino que agravó totalmente su situación. En serio, no tiene ningún sentido. No resulta creíble.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*