En un santiamén os cuento de dónde viene esa expresión

El otro día Ramón escribió una reseña sobre la novela En la tierra de los nombres propios de Mikel Alvira. No os vamos a volver a contar lo que le pareció la historia, pero la saco a colación porque al escribir el texto se le ocurrió que os podía explicar de dónde viene la frase hacer las cosas en un santiamén. El motivo de esta curiosidad es que eso es, precisamente, lo que tardó en leer el libro.

En la tierra de los nombres propios, Mikel Alvira

Soy una persona complaciente, sobre todo cuando me pedís que busque el origen de esas frases que todos repetimos y que no sabemos de dónde vienen. Así que aquí está la explicación.

Decimos que algo se hace en un santiamén para expresar que se hace rápidamente. Como ya os habréis imaginado, e origen de esta frase tiene que ver con las oraciones cristianas. Cuando éstas todavía se decían en latín, al final de ellas, se repetía la fórmula In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen, o lo que es lo mismo; En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amen. Era una forma de terminar cada rezo, pero también significaba el final de la Eucaristía.

Como ya entonces a la gente la misa se le hacía larga, la mayoría de los feligreses decían las oraciones lo más rápido posible para poder irse pronto a ocuparse de sus asuntos. De esta manera, las dos últimas palabras sonaban como si fuera una sola; santiamén.

Con el paso de los años, aunque cada vez se reza menos, la palabra santiamén ha quedado como sinónimo de instante o momento que pasa muy rápido.

La religión cristiana ha influido mucho en nuestras vidas y, como no podía ser de otra manera, también lo ha hecho en nuestro lenguaje. Ya hemos visto en esta sección otras frases hechas que tienen su origen en ella.

Ser un fariseo que se rasga las vestiduras.

No estoy muy católica

Se armó la de Dios es Cristo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*