El Santo Osario, Jesús Beltrán Andreu

No soy una persona creyente. No es que tenga dudas o crea a mi manera, sencillamente no creo que haya un Dios preocupado de si voy a misa los Domingos o como carne en Viernes Santo. Aun así, soy una gran aficionada a la Biblia y a la vida de Jesús, me parece una historia fascinante y considero que todo lo que se ha creado alrededor debería estudiarse en las universidades de Marketing. Por eso El Santo Osario prometía ser una novela emocionante a la que me acerqué con demasiadas expectativas.

Santo osario

Sinopsis: A raíz de la noticia auténtica del descubrimiento de una tumba del S. I DC en Talpiot al edificar un asentamiento judío en 1980, en la cual podría haber indicios de que se tratara de la tumba de Jesús de Nazaret; Susana, una periodista española del diario El País decide realizar la cobertura informativa del suceso y desplazarse hasta Jerusalén.
Los arqueólogos que han estudiado la tumba mueren en sendos accidentes muy sospechosos y, con su muerte, se pierde el rastro de la tumba y de los osarios que extrajeron de la misma. Entonces, la periodista, con una misteriosa ayuda, emprenderá un sin fin de aventuras, que le podrían costar la vida, para poder conocer al Jesús histórico. Esas aventuras la llevarán a conocer sectas judeo-cristianas que se creían extinguidas (como los seguidores de Juan el Bautista, los Nazoreos, los seguidores de María Magdalena, los seguidores de Santiago el Justo, hermano del Señor, etc…) También descubrirá evidencias arqueológicas que harán cambiar su visión sobre el Cristo Celestial que siempre le habían inculcado desde niña. De esa forma, conociendo cual fue su verdadera vida y muerte, intentará encontrar la desaparecida tumba y poder escribir así el que podría ser su mejor reportaje periodístico, pero su gran peligro serán los Servicios Secretos del Vaticano, dirigidos por el ala dura del Opus Dei, quienes no dudarán en eliminar cuantos peligros se interpongan para seguir ocultando la verdadera historia de Jesús de Nazaret.
Prácticamente, toda la historia está ambientada en la conflictiva Tierra Santa, reflejando la tensa vida entre los judíos y los palestinos, escenificando así una de las más bonitas tierras las cuales, desgraciadamente, están malditas y condenadas a no conocer la paz.

Debido a las enormes ganas con las que empecé a leer este libro, la decepción que iba causando en mí, a medida que avanzaba en sus páginas, ha sido titánica. No sólo es una historia más que predecible sino que además el personaje de la protagonista no se lo cree nadie. Sinceramente, y esto es sólo mi opinión, el papel de damisela en apuros se le ha ido de las manos a Jesús Beltrán Andreu. ¿En serio nos tenemos que creer que una periodista de un medio tan prestigioso como El País, que además se dedica a algo tan importante como la investigación, no conoce el conflicto Árabe-Israelí, no ha oído nunca hablar de la Osa Mayor y no sabe quienes son los evangelistas? Se pasa todo el libro dando saltitos y grititos como una pava y lo único que sabe hacer es avergonzarse por su torpeza y preparar la cena. De verdad que resulta de lo más desesperante verla pasearse con sus tacones por la novela.

La historia podría haber sido buena, la idea lo es, pero no me ha gustado como la ha desarrollado el autor. Por no hablar de las innumerables erratas y faltas de ortografía que  tiene el texto. Resumiendo, El Santo Osario no me ha gustado nada.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*