El hombre que perseguía su sombra, David Lagercrantz

Cuando compartí en redes que iba a empezar El hombre que perseguía su sombra, de David Lagercrantz, vuestra opiniones fueron unánimes. A todos os había parecido floja la novela anterior y todos echabais de menos a la Lisbeth Salander de Larsson. No digo yo que no tengáis razón, pero lo cierto es que a mí Lo que no te mata te hace más fuerte me gustó bastante y no tuve la sensación de que los personajes tuvieran menos fuerza. De hecho, como podéis ver en la reseña que hice en su día, si hubiera sido porque sabía que no era Larsson quien escribió la historia no hubiera notado el cambio.

Saga Millennium, Stieg Larsson y David Lagercrantz

Sin embargo, una vez terminado El hombre que perseguía su sombra sí tengo que decir que la saga se podía haber quedado en cuatro libros y no hubiera pasado nada. No voy a decir que la novela es mala, porque no lo es. De hecho, si no hubiera pertenecido a la colección Millennium y hubiera sido una historia independiente diría, incluso, que es buena. Lo que ocurre es que el nivel estaba demasiado alto y este libro no ha conseguido llegar a él.

Sinopsis: Lisbeth Salander está cumpliendo condena en la cárcel de Flodberga, en la que intenta a toda costa evitar cualquier tipo de conflicto con el resto de las presas. Pero en el momento en el que Lisbeth se convierte en la protectora de la joven de Bangladesh que ocupa la celda vecina, la peligrosa líder de las internas la coloca en su punto de mira. Holger Palmgren visita a Lisbeth y le explica que ha recibido una serie de documentos que contienen información relativa a los abusos que sufrió ella en su infancia. Salander acude a Mikael Blomkvist y ambos emprenden una investigación que puede sacar a la luz uno de los experimentos más atroces auspiciado por el Gobierno sueco en los años ochenta. Los indicios los llevan hasta Leo Manheimer, socio en la financiera Alfred Ögren, con quien Lisbeth comparte mucho más de lo que creen.

En esta novela no es que se eche de menos a Lisbeth Salander, es que casi no aparecen ninguno de los otros personajes protagonistas. O por lo menos, no lo hacen con la fuerza y carisma que tienen en los libros anteriores. Aun así, tengo que reconocer que es una historia que se lee bastante rápido, si bien no engancha como las anteriores. Si sois de los que no podéis dejar una historia a medias leedla que os mantendrá entretenidos unos días. Sin embargo, si podéis dejar las sagas a medias y vuestra lista de lecturas pendientes es larga os recomiendo que dediquéis vuestro valioso tiempo a otro libro.

Seguiré leyendo las novelas de la colección Millennium, porque supongo que habrá más, porque soy de las que no soportan dejar las sagas sin terminar. Si terminé con la de 50 Sombras de Grey es que puedo con todo. Pero vamos, que ojala no tuviera esta enfermedad para poder empezar con otras novelas que merecen más la pena.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*