Ekhi, siguiendo tu estrella. Maite García e Igor del Barrio.

Me perdí la presentación de Ekhi, siguiendo tu estrella, que tuvo lugar hace unos meses en Orduña. Estuve lenta, para cuando quise ver la fecha y la hora ya se me había echado el tiempo encima y no me daba tiempo a organizarme. Me dio pena, la verdad. Me hubiera gustado estar allí.

 

Sinopsis: Una madre comienza a escribir un diario tras celebrar el primer cumpleaños de su hijo, Ekhi. A los pocos días, el niño cae súbitamente enfermo. El diario se convertirá en el testigo de un viaje a través de la esperanza y el dolor en busca de sentido.

Conozco a Maite, de vista, desde hace muchos años. Ella no lo sabe, pero guardo, con cariño, el recuerdo de una charla en su consulta. Llamé a su puerta cuando la vida se me puso cuesta arriba porque no conseguía dormir más de dos horas seguidas. Me senté en la silla de su consulta y allí me puse a contarle todas mis penas. Hacía muy poquito que ella se había reincorporado después de perder a Ekhi y, reconozco, que me sentí bastante ridícula llorando con ella por un mal de amores con lo que su familia estaba pasando. Recuerdo el cariño con el que ella me consoló, dando a mi dolor una importancia que yo, en aquel momento, no sentía. Hablamos de lo que supone la pérdida de un ser querido, sea de la forma que sea, y del camino que hay que seguir para afrontarla. Un camino que ella estaba recorriendo descubriendo una nueva forma de sentir el duelo; convirtiendo la pérdida de su hijo en una oportunidad para ayudar a los demás. En este caso, a los más pequeños.

Eso es, precisamente, Ekhi, siguiendo tu estrella. Una historia que cuenta el camino que recorre una madre tratando de comprender la enfermedad y muerte de su hijo. Un libro, en forma de diario, que pretende ayudar a todas aquellas personas que se enfrentan a las duras pruebas que nos pone la vida. Ayudándonos a ser capaces de dar la vuelta a las situaciones duras y dolorosas para convertirlas en oportunidades. Ekhi, siguiendo tu estrella es un proceso que convierte el dolor en amor. En amor a la persona que se ha ido, pero también en amor a los demás. Por eso, todo el dinero que se recaude con la su venta estará destinado a la construcción de una escuela en Anantapur, India.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*