Echar a alguien con cajas destempladas

Con esta sección del blog me ocurre algo muy curioso. Lo mismo pasan las semanas sin saber qué dicho popular destripar que, de repente, el universo comienza a enviarme señales para que busque el origen de alguno en concreto. Esto segundo es lo que me ha estado pasando últimamente con el dicho echar a alguien con cajas destempladas, aunque no ha sido hasta hoy que me he podido sentar a escribir.

Todo comenzó con la segunda lectura del Club de Lectura, La educación sentimental de Gustave Flaubert, que para no habernos gustado nada la verdad es que nos está dando mucho juego.

La educación sentimental, Gustave Flaubert

Como La educación sentimental es una novela que no cuenta nada permite fijarse en otras cosas; como en la cantidad de veces que se repite el dicho echar a alguien con cajas destempladas. Como siempre estoy atenta a estas cosas, apunté la frase en la agenda para que no se me olvidara buscar su origen.

Por alguna razón, al escuchar este dicho, siempre se me había venido a la cabeza algún tipo de recipiente con agua templada. Lo que jamás hubiera dicho, ni en un millón de años, es que esas cajas destempladas fuesen tambores.

Echar a alguien con cajas destempladas es una expresión de origen militar que hace referencia al hecho de echar de un regimiento, o milicia, a algún soldado que haya cometido actos deshonrosos para la institución que representa. Para hacer patente el deshonor, el soldado es expulsado en una especie de ceremonia vergonzante en la que se tocan tambores. Estos instrumentos son los mismos que acompañaban a los reos a sus condenas a muerte y que se ven muchas veces en las películas.

De hecho, esta segunda utilidad de las cajas destempladas, que es como se llama a los tambores, sería la que hemos estado viendo estos días en las procesiones de Semana Santa que han tenido lugar en toda España. Podríamos decir que a Jesús, los romanos, lo llevaron a la cruz con cajas destempladas.

1 Comment

  1. Os copio aquí, en los comentarios, una apreciación que ha hecho un chico en Facebook respecto a esta entrada y que me parece justo compartir.
    “La caja destemplada es desafinar la membrana del tambor para que suene “mal” y se hace como señal de luto. Es así en las procesiones de viernes Santo. Es muy fácil notar la diferencia de sonido del tambor “normal” y del destemplado”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*