Ebook Vs Papel

Creí que jamás me llegaría el momento de escribir este post, creí que nunca sucumbiría a los encantos de un Ebook. Pero ha sucedido. Tengo que reconocer que ha sido por imperativo legal, es decir, por obligación. Entiendo que a los colaboradores de este blog les resulta más fácil, rápido y barato enviarme sus obras por email que por Correos, así que, la decisión era sencilla, si quería seguir teniendo colaboradores no me quedaba otra que aceptar este medio. Y he de admitir que tiene sus cosas buenas:

1-  Indudablemente, el espacio. No ocupan lo mismo 100 libros en una biblioteca que en un Ebook. Aunque, también hay que reconocer que en el dispositivo electrónico no quedan tan bonitos y elegantes como en una estantería.

2- La luz. Es una ventaja muy importante del Ebook de la que no me había dado cuenta hasta que no he empezado a usarlo. La luz de la pantalla se adapta la luz del lugar donde te encuentras, haciendo posible, incluso, la lectura sin encender la lámpara, que parece una bobada pero cuando compartes dormitorio es importante porque puedes seguir con tu historia sin molestar a nadie.

3- El peso. Para los que leemos en el transporte público esta cuestión es muy importante. Con el libro de papel me dejo la espalda en cada trayecto, así que, antes de salir de casa me tengo que parar a pensar si realmente voy a tener tiempo de leer ese día o no. Esto me ha llevado a tener que ir corriendo a una librería a comprar porque, de repente, tengo una hora libre entre cliente y cliente y yo he dejado la novela en casa. Con el ebook no me pasa, porque lo llevo siempre encima.

Estas tres son las ventajas más importantes que he encontrado hasta el momento al libro electrónico, pero también he encontrado inconvenientes, más allá del romanticismo de oler o tocar un libro nuevo.

1- No puedo tomar notas de los libros que leo para el blog. Cuando leo pensando en escribir un post después, o en hacer preguntas al autor me gusta anotar cosas en los márgenes del libro (lo hago a lápiz y muy finito para poder borrarlo después), el ebook me obliga a llevar una libreta para hacer esas anotaciones.

2- Leo comiendo y vivo con miedo de que se me caiga el agua en el ebook. También se me puede caer en un libro (ya me ha pasado), pero si metes el libro al horno lo puedes salvar, no sé que pasaría si hago eso con el dispositivo electrónico.

3- La batería. Esto todavía no me ha pasado, pero tiene que ser horrible quedarse sin batería mientras estás enganchado a la lectura.

4- Al releer, no hay posibilidad de encontrar fotos o notas antiguas. El otro día mi pareja me pidió que le dejara El Capitán Alatriste y al cogerlo de la estantería se cayó una foto mía de hace 10 años. Fue un momento nostálgico, eso no pasa con un Ebook. Al igual que tampoco puedes comprar un libro de segunda mano electrónica con una nota del dueño anterior. Llamadme cursi, pero ese también es el encanto de los libros.

Conclusión, seguiré usando el Ebook para las colaboraciones con los autores y para cuestiones profesionales, pero cuando lea por hobby, seguirá siendo en papel.

 

 

3 Comments

  1. A mí también me costó darme cuenta de que ambos formatos son compatibles en las manos de un mismo lector pero al final comprendí que cada uno tiene su momento o cumple su función. No me arrepiento para nada de haberme comprado el ebook. En tu caso, seguro que le sacarás un gran partido para tu blog.

  2. Me he planteado varias veces la idea de comprarme un e-book pero aún no doy el gran paso, porque en mi país es algo muy reciente y no hay mucho donde comprar libros con este formato. Claro, que para libros extensos sobre las 500 páginas imagino que es genial este soporte, ya que puedes llevarlo en tu bolso y leerlo en el transporte público sin dolor de espalda.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*