¿Cuál es el origen de la expresión tirar de la manta?

Como todos sabéis, se utiliza la expresión tirar de la manta como amenaza de descubrir algún asunto que interesa mantener oculto. Cada vez que he escuchado esta frase hecha mi cabeza siempre me ha mostrado la imagen de alguien tirando, literalmente, de una manta descubriendo lo que hay debajo. Pero no, estaba equivocada, nada tiene que ver con dar cobertura física a ningún objeto o asunto.

Los que nos seguís en redes sociales seguro estaréis al tanto de que este mes de agosto hemos estado de vacaciones en Oporto. Una ciudad muy recomendable, por cierto, de la que tendréis noticias próximamente en el canal de Youtube, al que os animo a suscribiros.

Lo más bonito de hacer turismo, por lo menos para nosotros, es que alguien te cuente la historia de lo que estás viendo. Por eso procuramos hacer en cada ciudad, algún tour guiado que nos ponga en situación. La profesional que nos tocó en la primera visita nos gustó tanto que nos animamos a hacer dos recorridos. Durante el segundo de ellos, que transcurrió por la zona más antigua de Oporto, el guía hizo un inciso en la explicación del nacimiento de la ciudad para hablarnos, precisamente, del origen de la expresión Tirar de la manta.

Para buscarle significado a esta frase hecha tenemos que remontarnos hasta el Siglo XV, momento en que los judíos fueron expulsados de España. La única salida que se les ofreció para no verse obligados a abandonar sus casas fue la de convertirse al cristianismo. Muchos de ellos lo hicieron creyendo que así estarían a salvo de la purga. Se equivocaron.

En un primer momento, la cosa fue bastante bien. Los nuevos cristianos eran considerados menos que los cristianos viejos y por ello no podían acceder a muchos puestos de poder. Sin embargo, con el paso de los años y de las generaciones comenzó a hacerse difícil la identificación de la fe de los antepasados de cada uno y los descendientes de aquellos conversos empezaron a acceder a trabajos más cualificados que les aportaban grandes riquezas. La fortuna de estas familias despertó las envidias de aquellos cristianos viejos que creían merecer un mejor trato por el mero hecho de llevar en la fe de Jesús más tiempo que sus vecinos.

Para acabar con este problema, se publicó en la Catedral de Tudela un lienzo en el que se plasmaron los nombres de todos aquellos que, en su día, pasaron de ser judíos a ser cristianos. De esta manera, tan solo había que tirar de aquella manta para conocer el origen de cualquier vecino del reíno.

No siempre se recurría a este lienzo para conocer la fe de los ancestros de cualquier funcionario o persona que accedía al poder. Sin embargo, sí que se convirtió en una amenaza a todos aquellos que tuvieran que esconder un pasado judío. Así, se empezó a utilizar la frase tirar de la manta, para amedrentar a todos aquellos que descendían de conversos.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*