Caballo de Troya, J.J. Benitez

Pues aquí estoy otra vez. Se acabó lo bueno. Este verano ha sido bastante productivo en lo que a lecturas se refiere así que tengo unas cuantas reseñas pendientes. Una de ellas es la de Caballo Troya, de J.J. Benitez.

Caballo de Troya es una novela que tenía muchas ganas de leer por varios motivos. Uno de ellos es que llevo toda la vida viendo Caballo de Troya 3 en las estanterías de casa de mis padres y, por alguna razón que desconozco, ese libro llamaba mi atención sin saber, si quiera, de que iba el argumento. Más tarde, no sé ni dónde ni por qué, me enteré de que la historia contaba el viaje en el tiempo de un soldado que se infiltra entre los seguidores de Jesús para conocer, de primera mano, qué cosas de las que nos han contado son ciertas y cuales no. En ese momento esta historia me ganó para siempre. A pesar de ser atea confesa la historia de Jesús de Nazaret me gusta mucho y leo todo lo que trate sobre ella. Me resulta interesante tanto la historia de Cristo en sí, como todo lo que se ha montado durante los siguientes 2000 años. Así que ya tenía otro motivo para leer Caballo de Troya.

El tercer motivo por el que me lancé a leer esta novela es que han sido muchas las personas que me la han recomendado. Así que, después de tantos años con ella en mente me decidí a buscarla para leerla. Ahí comenzó la odisea.

Caballo de Troya es una novela muy conocida que va ya por la novena o la décima parte lo que debería convertirla en una obra fácil de localizar. ¡Pues me ha costado un triunfo! Tras recorrer varias bibliotecas y ni sé cuantas tiendas de segunda mano, al final, ha sido mi suegro el que ha encontrado, en su casa, una edición con la que casi me quedo ciega. Pero, a pesar de haber estado a punto de perder la vista, debo admitir que la novela me ha gustado muchísimo.

Sinopsis: Caballo de Troya narra las peripecias de un periodista español para obtener la información que un piloto de la fuerzas aéreas de los EEUU había dejado escrita en un diario. Benítez transcribe su contenido como una aventura que comienza cuando el piloto ingresa en un proyecto que consiste en viajar en el tiempo a Jerusalén en el año 30 de nuestra era. La misión consiste en obtener material que confirme lo que realmente pasó en los días previos y posteriores a la pasión de Cristo.

A pesar de las altas expectativas que tenía con este libro debo decir que no me ha defraudado. Es una novela que engancha mucho, de esas que no puede dejar de leer hasta el final. Y tiene mérito que así sea puesto que el final de la historia no supone ningún misterio para nadie. Sin embargo, eso no impide que la narración cuente con altas dosis de emoción y de intriga.

Caballo de Troya dota de verosimilitud a la historia que siempre nos han contado sobre la pasión de Cristo echando por tierra muchas cuestiones que la Iglesia siempre ha defendido. Además refleja de forma muy intensa los sentimientos de las personas que acompañan a Jesús en este trance, siendo especialmente emotivo el encuentro con su madre.

Incluso la parte en que se explican los viajes en el tiempo y todas sus cuestiones técnicas se cuentan de manera muy real. Como si no se tratara de ficción. Se dan datos tan concretos sobre las fórmulas que se utilizan para realizar estos viajes que, por momentos, me parecía estar leyendo un documento científico.

Tengo toda la intención de continuar leyendo la saga, aunque ya me han avisado de que las 100 primeras páginas del segundo libro son un poco tostón. Al parecer, una vez superadas la historia vuelve a coger ritmo, ya os contaré si a mí también me lo parece o no.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*