“38 periodistas muertos y 375 encarcelados. Es el precio que se paga por publicar lo que los poderosos quieren ocultar” Héctor Carré

Conocí la obra de Héctor Carré cuando se me propuso la lectura de Hay que matarlos a todos. En cuanto tuve el libro entre mis manos tuve claro que era una novela que merecía la pena ser leída. El título y la sinopsis son de lo más sugerente.

Hay que matarlos a todos, Héctor Carré

Este verano, por fin, tuve el tiempo y la dedicación necesaria para poder disfrutar de este libro. Tengo pensado escribir la reseña en las próximas semanas pero, mientras lo disfrutaba, se me iban formando algunas preguntas y curiosidades respecto a la historia que no quería dejar pasar.  Así que me he dicho… oye pues si te han surgido dudas se las preguntas a Héctor Carré y ya está. Y este es el resultado.

LPNT: Comienzas la novela Hay que matarlos a todos dando cifras de periodistas muertos en los últimos años. Las cifras son escalofriantes ¿Se trata de datos ciertos?

HC: Los datos sobre muertos y encarcelados eran ciertos en el momento en que fue escrita la novela y por desgracia siguen actualizándose de forma constante y siniestra. En lo que va de este año, según Reporteros Sin Fronteras, ya han sido asesinados 38 y 375 fueron encarcelados. Ese es el precio que pagan algunos periodistas por publicar lo que los poderosos quieren ocultar.

Datos de Reporteros Sin Fronteras

LPNT: Hay que matarlos a todos está ambientada en España, en localizaciones reales. La novela gira en torno a un delito cometido por el heredero de la Corona. La verdad es que no es difícil ponerle cara, a todos se nos viene a la cabeza la misma imagen. ¿Este hecho te ha causado algún problema a la hora de publicar la historia?

HC: No que yo sepa. La novela se ha publicado en gallego y castellano sin problemas.

LPNT: La novela habla de la censura que todavía existe en muchos países, seguramente en el nuestro también, y que se ejerce no tanto parando publicaciones sino silenciando a las personas. Como creador de novelas y películas ¿te has encontrado alguna vez con esta censura?

HC: No con la que sufren los protagonistas de la historia, pero todo autor se enfrenta a la dificultad de abrirse camino entre la multitud de manifestaciones artísticas hasta que su nombre se convierte en una marca. A partir de ese momento es más fácil promocionar o comentar su trabajo porque es más fácil obtener la atención del público cuando se habla de lo que conoce.

LPNT: A parte de Hay que matarlos a todos, en tu página web podemos ver que has escrito otras dos novelas. Los tres libros aparecen en castellano y en gallego. Tengo curiosidad por saber en qué idioma los escribes.

Inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HC: Diario del impostor lo escribí primero en castellano y luego lo traduje, Fiebre y Hay que matarlos a todos  los escribí en gallego y luego los traduje al castellano.  También he escrito unos cuantos cuentos, algunos los escribí primero en gallego y otros en castellano, pero ya no me acuerdo cual idioma fue el primero en cada uno. En las series y los guiones de cine también utilizo los dos idiomas.

LPNT: Todo el mundo habla de lo complicado que es el mundo editorial. ¿Realmente es tan difícil publicar una novela?

HC: Cada día hay más producción y la competencia es feroz. Aunque una novela se publique es difícil que a  la gente le llegue información sobre los autores que no están consolidados, de modo que muchas buenas novelas desaparecen en el maremágnum.  Por eso es tan importante la labor que lleváis a cabo las personas como tú, al divulgar nuestro trabajo. J.K. Rowling escribió una novela bajo el seudónimo de Robert Galbraith y recibió buenas críticas, pero se habían vendido unas 2000 copias en todo el mundo. Cuando alguien desveló que Galbraith era Rowling se agotaron cientos de miles de copias en un mes… Y seguía siendo la misma novela.

LPNT: ¿Qué consejo le darías a alguien que tuviera un manuscrito en el cajón y quisiera verlo publicado?

HC: Que lo lea, que lo corrija, si cree que necesita alguna reescritura y que trate de publicarlo… o  mejor, que se busque un trabajo en la televisión  y cuando lleve unas semanas en antena que llame a cualquier editorial

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*